Caracas. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, rechazó rotundamente la sanción de Trump y tildó de “cobardes” a funcionarios del Gobierno estadounidense por las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra su esposa y primera dama Cilia Flores, y otros miembros de su gobierno.

“Nunca se había visto algo así, si ustedes quieren atacarme, atáquenme a mí, pero no se metan con Cilia. No se metan con la familia ¡No sean cobardes! Su único delito: ser mi esposa. Como no puede con Maduro, van contra Cilia. Y tampoco van a poder con Cilia, porque Cilia es una mujer aguerrida”, replicó Maduro durante un acto televisivo.

El Departamento del Tesoro estadounidense impuso este lunes sanciones financieras a Cilia Flores, la vicepresidenta Delcy Rodríguez, el ministro de comunicación Jorge Rodríguez y el ministro de defensa Vladimir Padrino. De igual manera, anunciaron la confiscación de propiedades a un supuesto cercano colaborador de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente venezolana.

En el acto transmitido por la televisora VTV, Maduro expresó su apoyo a los hermanos Delcy y Jorge Rodriguez, así como a Padrino, donde el mandatario aseguró que las medidas contra el ministro de Defensa, son “una ofensa a la dignidad” de la Fuerza Armada venezolana.

“Estoy rodeado de sancionados, gracias Donald Trump por rodearme de dignidad, eso es como una medalla aquí, cada sanción del gobierno gringo además de ilegal e inútil es una medalla para nosotros los revolucionarios, es una condecoración porque demuestra que somos valientes, corajudos” sostuvo el mandatario.

El presidente venezolano manifestó que el Gobierno de Estados Unidos es “prepotente” al querer sancionar a funcionarios como si fueran “el gobierno del mundo”.

Las sanciones impuestas responden a un sin número de acciones del gobierno norteamericano que pretenden aislar la economía del gobierno venezolano e intervenir en sus asuntos.