Científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA), la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), están ofreciendo 18,500 a quien este dispuesto a ser parte de un experimento que consiste en pasar acostado 60 días acostado en una cama.

El proyecto GBRESA 2019 fue lanzado el pasado lunes.

La iniciativa tiene como propósito, analizar los efectos en el cuerpo humano de la gravedad artificial para ayudar a los astronautas o soportar viajes más largos.

Las personas que quieran participar en el experimento pasarán en habitaciones separadas de las instalaciones del DLR exactamente 89 días, de los cuales 60 de ellos deberán de estar acostados en una cama, la cual será reclinada con un ángulo de seis grados, con la cabecera hacia abajo.

Los participantes permanecerán acotados con cabecera reclinada hacia abajo para simular el efecto de la gravedad, y no podrán alzar la cabeza. En esta misma posición harán todas las actividades necesarias (comer, asearse, ir al baño etc.)

Al finalizar al experimento los integrantes serán llevados a una máquina centrífuga para que la sangre regrese a sus pies.

Para poder ser elegido es necesario tener entre 25 y 55 años, no fumar y medir entre 1,53 y 1,90 metros de altura.