El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), expresó en un comunicado desde Ginebra, que los Estados Unidos debe garantizar que toda persona que llegue al país huyendo de la violencia y la persecución reciba protección “sin obstrucciones”.

“El ACNUR espera que todos los países, incluyendo Estados Unidos, se aseguren de que cualquier persona necesitada de refugio y asistencia humanitaria las reciba de forma oportuna y sin obstrucción alguna, de acuerdo con el Protocolo de 1967 sobre el Estatuto de Refugiados, del cual es parte Estados Unidos”, indicó el Alto Comisionado.

Asimismo, expresó que “La insuficiente capacidad de recepción, de larga data, en los puntos de entrada oficiales de la frontera Sur de los Estados Unidos está provocando importantes retrasos en el Norte de México, y está obligando a muchos solicitantes de asilo vulnerables a recurrir desesperadamente a los traficantes para cruzar la frontera de forma irregular.”

“La seguridad nacional y la recepción digna de las personas refugiadas y solicitantes de asilo no son mutuamente excluyentes. Al contrario, se refuerzan mutuamente. ACNUR está listo en todo momento para apoyar a los Estados Unidos, así como a todos los gobiernos y a los actores de la sociedad civil que trabajan para garantizar que cualquier persona que huye de la violencia o la persecución que amenaza su vida, pueda llegar a un lugar seguro y presentar su solicitud de protección”, concluye el comunicado hecho por la agencia.

Más de 5,000 migrantes han pasado los últimos días en la Ciudad de México, descansando y recibiendo atención médica, cientos de ellos partieron hoy a través de vagones enteros que la alcaldía de CDMX proporcionó para que fueran transportados hasta Queretaro.

A pesar de las amenazas de Donald Trump, la caravana de migrantes sigue su camino hacia la frontera sur de Estados Unidos en busca del sueño americano.