Myanmar. Los reporteros de Reuters, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, han recuperado su libertad tras pasar 500 días en prisión, por su investigación sobre las matanzas a una minoría musulmana, rohingya, en el país asiático.

Los periodistas fueron acusados de vulnerar la Ley de Secretos Oficiales. Fueron liberados este martes tras 500 días en prisión, por una amnistía presidencial concedida a 6,250 privados de libertad.

Ambos fueron condenados a siete años de prisión en 2018, y habían perdido todas las esperanzas de ser liberados antes de cumplir su condena, recientemente habían presentado un recurso ante el Tribunal Supremo, el cual falló en su contra el mes pasado. Un indulto presidencial era su última opción.

Los jóvenes periodistas fueron detenidos la noche del 12 de diciembre de 2017 tras una reunión en un restaurante de Rangún, la mayor ciudad de Myanmar, junto a dos policías birmanos, quienes, según los reporteros, les entregaron documentos supuestamente secretos. Y quedaron detenidos bajo el pretexto de que la información de la que disponían era confidencial y violaba la Ley de Secretos Oficiales, que se remonta a la época colonial británica.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, investigaban la matanza de 10 hombres rohingya que sucedió en 2017 en la aldea Inn din ( Estado de Rajine, de donde proceden la mayoría de los rohingyas del país). La campaña de persecución contra esta minoría fue calaficada de “intento de genocidio” por la ONU. Más de 700,000 rohingyas, mas de dos tercios de la población, se vieron obligados a huir a Bangladesh, donde aun permanecen en campos de refugiados.

Tras ser apresados el reportaje fue publicado por Reuters, lo que causó que el tribunal birmano condenara a 10 años de cárcel a siete soldados por la masacre de Inn Din.

El mes pasado el comité de Pullitzer reconció el trabajo de ambos periodistas por “exponer con pericia que unidades del Ejército y aldeanos budistas son responsables de la expulsión sistemática y asesinato de rohingyas en Myanmar”.

Los reporteros se encuentran en libertad y ya están junto a sus familiares.