Reino Unido, Mánchester.  Una paciente de 55 años, pidió al centro médico que le atendió, que después de que sea sometida a la intervención quirúrgica para la amputación de su pierna izquierda, quiere que con la misma piel se le confeccione un bolso.

Joan es el nombre de la mujer quien ha hecho la petición debido a que no quiere que su extremidad se convierta en un simple desecho orgánico perdido en el hospital, como habitualmente sucede.

“Pueden usar mi pierna amputada para crear algo bonito y útil, aunque parezca un poco extraño y asqueroso y algunos puedan pensar que estoy loca es mi pierna y no soporto la idea que se pudra en cualquier lugar”, dijo la señora

Ella misma realizó un boceto en donde explica cómo pretende utilizar un trozo de su pierna de aproximadamente 35 x 34 centímetros para colocarlo en la parte central del bolso.

Para que su deseo se haga realidad, Joan se contactó con una empresa especializada en proyectos de costura que tiene vínculos con fabricantes, marcas, diseñadores y han ofrecido hasta ahora 3.000 libras casi (3.500 euros) para su costo.