Mujer lucha por ocho años para ser madre, invierte cien mil dólares y ahora dice que es una pesadilla

Mujer lucha por ocho años para ser madre, invierte cien mil dólares y ahora dice que es una pesadilla

Su sueño de ser madre le costó ocho años de intentos y más de ocho millones invertidos. Ahora se arrepiente.

Mujer lucha por ocho años para ser madre, invierte cien mil dólares y ahora dice que es una pesadilla Imagen ilustrativa. / Stock.
  • Jacqueline Alvarenga | 01-12-2022.2:50 pm.

Alice Mann ha generado una ola de críticas la decir que su decisión de ser madre fue la peor y es una pesadilla de la que se arrepiente.

Esta mujer gastó cien mil dólares y luchó por ocho años para lograr embarazarse y traer al mundo un hijo, pero nada fue como lo planeó.

Todo empezó cuando a sus 35 años de edad terminó una relación y decidió convertirse en madre en caso de seguir soltera.

Como no logró encontrar el amor de su vida inició el proceso de fecundación in vitro, justo a sus 40 años de edad.

Lograrlo costó años y fue hasta sus 44 años que consiguió su sueño de quedar embarazada sin imaginar que sería una pesadilla.

“Durante casi una década había soñado con esto, pensé mirando el catre con lágrimas corriendo por mi rostro. Durante mucho tiempo, todo lo que quería era ser madre, hacer que mi pareja fuera padre. Ahora mi sueño se había hecho realidad. Y fue una pesadilla”, indicó.

La mujer indicó que no hay ni una sola parte de la maternidad que disfrute, que el dinero que invirtió en años parecía un malgasto.

Indicó que su afán de ser madre no le permitió ver en realidad lo que esto significaba, estar pendiente de un nuevo ser y dejar atrás su vida.

Aunque acepta que es una pesadilla ser madre está segura que no es lo peor que le ha pasado en la vida y pide a los demás no romantizar el hecho de tener un hijo.

“Me sentía atormentada por la culpa. Culpable de que este pobre e indefenso bebé haya aterrizado con una madre como yo y no con alguien mejor. Culpable porque sabía que había millones de mujeres que cambiarían de lugar conmigo en un santiamén, porque yo era una de ellas”.