Los mármoles de la Escalera Santa por donde subió Jesús para ser juzgado fueron descubiertos luego de 300 años de estar resguardadas por madera.

Son 28 peldaños que estarán expuestos al público por un periodo de dos meses, mientras reparan la estructura de madera que protege las escaleras.

La construcción de tiempos bíblicos fue llevada de Jerusalén a Roma por orden del gobernador Constantino.

Fue en 1723 que se le colocó la recubierta de madera para evitar el desgaste del mármol, manteniéndose protegida.

Los creyentes han decidido subir el tramo de rodillas, debido a la santidad de la reliquia.