El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE con sus siglas en inglés) nuevamente está en la mira de las organizaciones defensores de los derechos de inmigrantes, tras la muerte de un recién nacido durante las horas de labor y parto.

De acuerdo con información preliminar la hondureña de 24 años fue detenida el 18 de febrero en Hidalgo, en su intento de alcanzar el sueño americano.

Los agentes de migración supuestamente remitieron el 21 de febrero a la fémina a un centro asistencial para un chequeo médico general.

Un día después la connacional presentó dolores en el vientre, razón por la cual se le solicitó de ambulancia, pero llegó demasiado tarde.

La mujer inició las labores de parto en el interior de un centro ICE, pero desafortunadamente nació muerto.

El caso ya es de conocimiento de organizadoras defensoras de los derechos de los inmigrantes.