Moody's y BitSight se asocian para desarrollar una plataforma integrada de riesgos de ciberseguridad

Moody’s y BitSight se asocian para desarrollar una plataforma integrada de riesgos de ciberseguridad

  • Business Wire | 14-09-2021.12:03 am.

A medida que aumentan las pérdidas relacionadas con lo cibernético, esta alianza histórica crea una capacidad única para que los clientes identifiquen y cuantifiquen el riesgo cibernético y la exposición financiera.

NUEVA YORK–(BUSINESS WIRE)–Moody’s Corporation (NYSE:MCO) y BitSight anuncian que la empresa Moody’s ha realizado una importante inversión para mejorar la oferta y las capacidades de BitSight y así crear una plataforma de riesgos de ciberseguridad completa, integrada y líder en el sector. Esta transacción es el resultado del creciente impacto estratégico, financiero y operativo del riesgo cibernético para las organizaciones y los mercados.

En los últimos 18 meses, el aumento exponencial de los ciberataques y el secuestro de datos o «ransomware» ha costado a las organizaciones cientos de miles de millones de dólares, ha amenazado la estabilidad y la reputación de las empresas en todo el mundo y ha obligado a los líderes empresariales y a los consejos de administración a evaluar y cuantificar su riesgo cibernético. Un estudio de Moody’s Investors Service sobre la vulnerabilidad y el impacto de los ciberataques identificó 13 sectores de riesgo alto o medio-alto con una deuda total calificada superior a los 20 billones de dólares.

Mediante la operación anunciada hoy, Moody’s invertirá 250 millones de dólares en BitSight, empresa pionera en calificaciones de ciberseguridad. BitSight, por su parte, adquirirá VisibleRisk, una empresa conjunta de calificaciones de riesgos cibernéticos creada por Moody’s y Team8, un grupo empresarial global.

BitSight asiste a los participantes en el mercado mundial a comprender el riesgo cibernético a través de calificaciones, análisis y herramientas de gestión del rendimiento, aportando conocimientos únicos a más de 2300 clientes mundiales, entre los que se encuentran muchas empresas de la lista Fortune 500, agencias gubernamentales, aseguradoras y gestores de activos. Moody’s aprovechará la gran cantidad de datos e investigaciones sobre riesgos cibernéticos de BitSight en su creciente conjunto de ofertas de productos de evaluación de riesgos integrados. La adquisición de VisibleRisk por parte de BitSight añade una funcionalidad única de evaluación de riesgos cibernéticos en profundidad y avanza su capacidad para analizar y calcular la exposición financiera de una organización al riesgo cibernético. Con esta operación, BitSight alcanza un valor de 2400 millones de dólares, lo que refleja el liderazgo de la empresa en un mercado de datos y análisis de rápido crecimiento.

«A medida que las organizaciones invierten en ciberdefensa y resiliencia, aparece otra necesidad crítica: la capacidad de medir y cuantificar con precisión el riesgo cibernético y la exposición», afirmó Rob Fauber, presidente y director ejecutivo de Moody’s. «Crear transparencia y favorecer la confianza forman parte del núcleo de la misión de Moody’s, que es ayudar a las organizaciones a evaluar los riesgos complejos e interconectados y a tomar decisiones con la mejor información. BitSight es el líder en materia de calificaciones de ciberseguridad, y juntos ayudaremos a los participantes del mercado en todas las disciplinas a comprender, medir y gestionar mejor sus riesgos cibernéticos y a traducirlos en el riesgo de pérdidas financieras».

«La ciberseguridad es una de las mayores amenazas para el comercio mundial del siglo XXI», comentó Steve Harvey, presidente y director ejecutivo de BitSight. «Nuestra asociación con Moody’s y la adquisición de VisibleRisk amplían el alcance del servicio que ofrecemos, destinado a ayudar a los clientes a gestionar el riesgo cibernético en un mundo cada vez más digital».

BitSight creará una División de Soluciones de Riesgo centrada en ofrecer un conjunto de herramientas analíticas y soluciones críticas que sirvan a las partes interesadas, incluidos los directores de riesgos, los ejecutivos de la cúpula directiva y los consejos de administración.

Tras el cierre de la operación, Moody’s se convertirá en el mayor accionista de BitSight, con una participación minoritaria en la empresa. La inversión se financiará con el efectivo disponible y no tendrá un impacto significativo en los resultados financieros de 2021 para Moody’s.

Para obtener más información sobre Moody’s y el sector cibernético, visite https://www.moodys.com/cyber.

ACERCA DE MOODY’S CORPORATION

Moody’s (NYSE:MCO) es una firma global integrada de evaluación del riesgo que empodera a las organizaciones para que puedan tomar mejores decisiones. Sus datos, soluciones analíticas y perspectivas ayudan a los líderes de negocios a identificar oportunidades y a gestionar los riesgos de hacer negocios con otras personas. Creemos que la mayor transparencia, las decisiones más informadas y el acceso justo a la información abren las puertas al progreso compartido. Moody’s, con más de 11 500 empleados en más de 40 países, combina la presencia internacional con la experiencia local y más de un siglo de historia en los mercados financieros. Obtenga más información en moodys.com/about.

ACERCA DE BITSIGHT

BitSight transforma el modo en que el mercado global aborda el riesgo cibernético con sus calificaciones y análisis de ciberseguridad. Mediante sofisticados algoritmos, la Plataforma de Calificaciones de Seguridad de BitSight genera calificaciones de seguridad diarias, que van de 250 a 900, para ayudar a las organizaciones a gestionar su propio rendimiento de seguridad, mitigar el riesgo de terceros, suscribir pólizas de ciberseguro, llevar a cabo la diligencia financiera, y mejorar la seguridad nacional. Con 2300 clientes en todo el mundo y el mayor ecosistema de usuarios e información, BitSight representa el estándar en calificaciones de seguridad. Obtenga más información en bitsight.com.

DECLARACIÓN DE «PUERTO SEGURO» EN VIRTUD DE LA LEY DE REFORMA DE LITIGIOS SOBRE VALORES PRIVADOS DE 1995

Ciertas declaraciones contenidas en el presente comunicado son declaraciones prospectivas y se basan en expectativas, planes y perspectivas para los negocios y operaciones de Moody’s Corporation (la «Compañía») que involucran una cantidad de riesgos e incertidumbres. Estas declaraciones pueden incluir, entre otras, términos como «cree»; «espera», «anticipa», «pretende», «planifica», «será», «posible», «continúa», «estrategia», «aspira», «apunta», «pronostica», «estima», «debe», «puede», «podría» y expresiones o palabras similares y variaciones de esa índoles que expresan la naturaleza prospectiva de eventos o resultados, generalmente indicativos de declaraciones prospectivas. Advertimos a los accionistas e inversores que no deben confiar de manera indebida en estas declaraciones prospectivas. Las declaraciones prospectivas y demás información en este comunicado son válidas a fecha del presente y la Compañía no asume obligación alguna (ni tiene intención) de complementar, actualizar o revisar dichas declaraciones sobre una base anticipatoria, ya sea como resultado de desarrollos posteriores, cambios de expectativas u otros, excepto cuando lo exijan las leyes o los reglamentos vigentes. En relación con las disposiciones de «puerto seguro» de la Ley de Reforma de Litigios sobre Valores Privados de 1995, la Compañía identifica ejemplos de factores, riesgos e incertidumbres que podrían causar una diferencia, tal vez sustancial, entre los resultados reales y los contenidos en estas declaraciones prospectivas. Esos factores, riesgos e incertidumbres incluyen, entre otros, el impacto de COVID-19 en la volatilidad de los mercados financieros de los Estados Unidos y del mundo, en las condiciones económicas generales y en el crecimiento del PIB en los Estados Unidos y en todo el mundo, y en las propias operaciones y personal de la Compañía. Muchos otros factores podrían hacer que los resultados reales difieran de la perspectiva de Moody’s, entre ellos, las perturbaciones del mercado crediticio o las desaceleraciones económicas que podrían afectar el volumen de deuda y otros valores emitidos en los mercados financieros nacionales o globales; otros parámetros que pueden afectar el volumen de la deuda y otros valores emitidos en los mercados financieros nacionales o globales, incluidos los problemas regulatorios y de calidad crediticia, cambios en intereses y otros problemas de volatilidad en los mercados financieros, como aquellos debidos al Brexit y a la incertidumbre de la transición de las empresas que abandonan el LIBOR; el nivel de actividad de las fusiones y adquisiciones en los Estados Unidos y otros países; la eficiencia incierta y las posibles consecuencias colaterales de las acciones de los Estados Unidos y otras medidas gubernamentales que afectan los mercados de crédito, el comercio internacional y la política económica, incluidos los relacionados con los aranceles, los acuerdos fiscales y las barreras comerciales; la preocupación de que el mercado pueda perjudicar nuestra credibilidad o de alguna manera afectar las percepciones del mercado sobre la integridad o utilidad de las agencias de calificación crediticia independiente; el lanzamiento de productos o tecnologías competidoras por parte de otras compañías; las presiones de precios de nuestros competidores y/o clientes; el nivel de éxito en el desarrollo de nuevos productos y la expansión global; el impacto de la regulación como NRSRO (organización de calificación estadística reconocida a nivel nacional), la posibilidad de nuevas leyes y regulaciones en los Estados Unidos, a nivel estatal o local; el potencial para una mayor competencia y una regulación más estricta en la UE y otras jurisdicciones extranjeras; la exposición a litigios relacionados con las opiniones de calificación del Servicio de Inversores de Moody’s, así como cualquier otro litigio, cualquier demanda, investigación o investigación gubernamental o regulatoria a la que la Compañía pueda estar sujeta periódicamente; la legislación estadounidense que modifica las normas de alegación y las reglamentaciones de la UE que modifican las normas de responsabilidad aplicables a las agencias de calificación crediticia de una manera desfavorable para dichas agencias; las disposiciones de las reglamentaciones de la UE que imponen requisitos sustantivos y de procedimiento adicionales sobre la fijación de precios de los servicios y la ampliación de los poderes de supervisión para incluir calificaciones no pertenecientes a la UE utilizadas con fines reglamentarios; la posible pérdida de empleados clave; fallas o mal funcionamiento de nuestras operaciones e infraestructura; vulnerabilidades a amenazas cibernéticas y otros problemas de seguridad cibernética; el resultado de cualquier revisión de las iniciativas de planificación tributaria global de la Compañía por parte de las autoridades de auditoría tributaria; exposición a posibles sanciones penales o recursos civiles si la Compañía no cumple con las leyes y regulaciones aplicables de los EE. UU. y del extranjero en las jurisdicciones en las que opera la Compañía, incluidas las leyes de protección de datos y privacidad, las leyes que imponen sanciones, leyes anticorrupción y leyes locales que prohíben el pago de sobornos a funcionarios del gobierno; el impacto de las fusiones, adquisiciones u otras conciliaciones corporativas y la capacidad de la Compañía para integrar con éxito los negocios adquiridos; volatilidad cambiaria y monetaria; el nivel de flujos de efectivo futuros; niveles de gasto de inversión y una disminución en la demanda de las instituciones financieras para herramientas de gestión de riesgo de crédito. Estos factores, riesgos e incertidumbres, así como otros riesgos e incertidumbres que podrían hacer que los resultados reales de Moody’s difieran sustancialmente de los contemplados, expresados, proyectados, anticipados o implícitos en las declaraciones prospectivas se ven actualmente, o podrían verse en el futuro, amplificados por el brote de COVID-19 y se describen con mayor detalle en la sección «Factores de riesgo» de la Parte I, Artículo 1A del informe anual de la Compañía en el Formulario 10-K para el año que finalizó el 31 de diciembre de 2020, así como en otros documentos presentados ocasionalmente por la Compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), o en materiales que se hayan incorporado en el presente documento en los anteriormente mencionados. Advertimos a los accionistas e inversores que la ocurrencia de cualquiera de estos factores, riesgos o incertidumbres podrían causar que los resultados reales de la Compañía difieran sustancialmente de los resultados contemplados, proyectados, expresados, anticipados o implícitos en las declaraciones prospectivas, lo que podría tener un efecto sustancial y adverso en el negocio, los resultados o las operaciones de la Compañía. Es probable que, ocasionalmente, surjan nuevos factores y que la Compañía no pueda predecirlos, ni sea capaz de evaluar el efecto potencial que puedan tener sobre ella los nuevos factores.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única versión del texto que tendrá un efecto legal.

Contacts

SHIVANI KAK

Relaciones con los inversores
+1 212-553-0298

Shivani.kak@moodys.com

O

JOE MIELENHAUSEN

Comunicaciones
+1 212-553-1461

joe.mielenhausen@moodys.com