La titular del Servicio de Administración de Rentas (SAR), Miriam Guzmán, culpó a los empresarios hondureños de que el país  sea catalogada como una nación corrupta.

“De manera  que si Honduras es un país corrupto es porque hay empresarios corruptos que han ofertado equipo a cambio de pagar mordidas”, dijo la funcionaria del régimen orlandista.

Las fuertes declaraciones de Guzmán se derivan de las denuncias de los empresarios por la intención de la dictadura de aumentar la recaudación tributaria y dejar a un lado la generación de empleo.

“Si esos empresarios, en cuyos bolsillos están quedando 37,000 millones de lempiras por las exoneraciones fiscales que estamos otorgando, invirtieran en este país, creo que la historia sería diferente”, agregó Guzmán.

El lunes en el foro Frente a Frente, el representante de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC), Pedro Barquero, le recordó al régimen orlandista que en diez años de estar en el poder lo único que ha incrementado es la migración.