El ex presidente Manuel Zelaya, fue atacado directamente con agresiones físicas y gas lacrimógeno por miembros de la Policía Militar de Honduras , durante la manifestación opositora que exige el respeto a la voluntad popular que ha sido violada por el régimen del señor Juan Orlando Hernández.

El coordinador de la Alianza de Oposición, Manuel Zelaya acudió a la masiva manifestación que se realizo este día en Tegucigalpa donde se denunció la mas de 36 personas fallecidas en protestas y el fraude electoral en Honduras. A la manifestación también se hizo presente el presidente legitimo Salvador Nasralla, quien se le vio con un pañuelo en la cara para no se afectado por el gas lacrimógeno.

El presidente Salvador Nasralla se hizo acompañar de miles de hondureños que salieron del bulevar Centroamérica y se desplazaron a inmediaciones de Casa presidencial en el bulevar Juan Pablo II.

Una vez en el lugar, los militares comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas para dispersar la manifestación pacifica lo que provoco que el ex presidente Zelaya se acercara con las manos levantadas en señal de paz para platicar con los efectivos militares para que detuvieran la represión contra los hondureños, pero estos contestaron empujándole y lanzándole gas.

Según denuncio el propio ex presidente Manuel Zelaya, el Partido Nacional infiltro la manifestación para crear caos y lanzar piedras contra el hotel Marriot que se encuentra a inmediaciones de la Casa Presidencial.

Gas lacrimógeno, cañones de agua, espray pimienta fue utilizado por los militares para reprimir la manifestación convocada por los opositores al régimen del presidente, Juan Orlando Hernández. Según reportes todavía no se cuenta con una cifra exacta de cuantas personas fueron afectadas, pero se espera tener un reporte por parte de las organizaciones de derechos humanos que están documentado todas las violaciones que esta realizando el gobierno de Honduras.

En un video publicado por Noti Bomba se puede ver como los periodistas del canal de televisión Une Tv fueron agredidos por los militares en una clara violación a la libertad de prensa.