Mientras Macron asiste al G20, Arde París

Emmanuel Macron, presidente francés se encuentra en Buenos Aires, Argentina, por la cumbre de líderes globales, mientras en Francia las protestas de los “chalecos amarillos” se ha intensificado por el alto precio del combustible.

Los llamados chalecos amarillos se han volcado a las calles parisinas en protesta por la baja del poder adquisitivo y el incremento a los impuestos por los carburantes. Y no solo en París, 36,000 personas se han manifestado en toda Francia.

Balas de goma, gases lacrimógenos por doquier, autos ardiendo en los Campos Elíseos, un buldócer, barricadas, manifestaciones en toda la capital francesa e inclusive un avión hidratante para disuadir a los manifestantes, es la realidad que actualmente se vive en París, por el momento hay 180 detenidos, 10 heridos y tres policías graves en los hospitales.

Al menos 5,000 agentes de las fuerzas de seguridad se han desplegado en la capital francesa.

Los protestantes en París se dividen en 2 grupos: los chalecos amarillos que protestan por el incremento a los precios de los combustibles y los “casseurs” que son los que han combatido contra las fuerzas del orden francesas, este sábado a tempranas horas al menos 3,000 de ellos consiguieron llegar al Arco del Triunfo y a la plaza de la Etoile donde forzaron los dispositivos de seguridad.

Los manifestantes exigen la renuncia de Emmanuel Macron en lo que ellos llaman una, “insurrección civil”.

El mandatario francés y el primer ministro han sido criticados fuertemente porque las manifestaciones llevan ya tres semanas y el gobierno francés no ha logrado elaborar un mecanismo de comunicación, escucha y dialogo con los manifestantes, no han encontrado un camino para calmarlos.

El movimiento de los “chalecos amarillos”, fue organizado en las redes sociales, y comenzó reclamando frenar el alza de combustible, se tomaron los Campos Elíseos y luego se transformó en un movimiento amplió, que tiene en llamas a París.