Miembros de la élite rusa han tenido acceso a una vacuna experimental desde abril

Miembros de la élite rusa han tenido acceso a una vacuna experimental desde abril

Algunos de los que recibieron esta vacuna aseguran no haber experimentado efectos secundarios otros aseguran tener fiebre y dolor muscular

elite rusa vacuna experimental Europa Press
Daniel Umanzor
  • Daniel Umanzor | 22-07-2020.2:53 pm.

Según informó la revista Bloomberg, la élite rusa, tanto política como empresarial, ha tenido acceso desde el pasado mes de abril, a una vacuna experimental contra el nuevo coronavirus, Covid-19..

La vacuna rusa, denominada Gamaleya, una de las 23 que están siendo desarrolladas por diferentes compañías a nivel mundial ha evolucionado de manera positiva y según fuentes apunta a que esta vacuna entrará en fase 3 en agosto y que a partir de septiembre, el público tendrá acceso a ella.

El programa a través del cual los miembros de la élite rusa tanto en el ámbito político y empresarial de Rusia han tenido la oportunidad de ofrecerse como voluntarios para recibir una dosis experimental es completamente legal, pero es mantenido en secreto para evitar un reclamo masivo de otros posibles participantes, según un investigador.

“Varios cientos de personas han estado involucradas”, aseguró la revista que pudo confirmar los hechos con una docena de personas, pero ninguna ha permitido que se publiquen sus nombres.

Rusia: Avanza a otra fase ensayos de la vacuna contra el Covid-19

El Instituto Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de la Universidad Sechenov controla y registra los resultados, no se sabe los criterios que tienen en cuenta para seleccionar los participantes ni aparecen en los estudios oficiales.

Generalmente los pacientes reciben las vacunas (son dos para producir una respuesta inmune que supuestamente tiene duración de dos años) en una clínica de Moscú que está conectada al Instituto Gamalei.

Un alto ejecutivo que recibió la vacuna dijo que no experimentó efectos secundarios y aseguró que decidió arriesgarse a tomar la vacuna experimental para poder vivir una vida normal y tener reuniones de negocios como de costumbre. Otros participantes informaron de fiebre y dolores musculares después de recibir las vacunas.

Otros ejecutivos de las principales compañías rusas se negaron a recibir la vacuna ya que esta aún necesitaba ser probada y aún no se ha confirmado que sea 100% segura. Un magnate ruso rechazó la vacuna después de que su médico le dijo que llevaría al menos un año en comprender los riegos.