Autoridades mexicanas confirmaron la posibilidad de convertirse en el tercer país seguro si no se reduce la migración en los próximos 45 días, como se lo plantearon al gobierno de Donald Trump.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, explicó que la estrategia busca que sea el país Azteca el que acoja a los indocumentados que pidan asilo.

Lo anterior tendría como objetivo evitar los aranceles anunciados por la administración Trump contra México.

“En una reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, ellos estaban insistentes en lo del tercer país seguro o primer país de asilo, pero la delegación mexicana propuso dar un plazo para ver si el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur disminuye la migración indocumentada”, señaló Ebrad.