México rinde homenaje a José José en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Tras días de espera, las cenizas del cantante José José llegaron el miércoles a Cuidad de México para una ceremonia póstuma en el Palacio de Bellas Artes con el público que lo convirtió en “El Príncipe de la Canción”.

Las cenizas fueron colocadas en el vestíbulo del palacio dentro del mismo féretro dorado que se usó en el funeral público de Miami. Los primeros en montar una guardia de honor fueron sus hijos José Joel y Marysol, junto con su madre Anel.

Varias personas que pasaban frente a ellos les expresaban su aprecio. Una mujer les lanzó un beso.

“¡Estamos con ustedes!”, gritó otra.

El público aplaudía y vitoreaba a su ídolo mientras caminaba frente a los restos. En acuerdo con la familia, las autoridades permitirán durante tres horas que sus admiradores entraran al recinto para despedirse mientras sus canciones eran interpretadas con mariachi, música de la huasteca y coros.

También montaron guardia la alcaldesa capitalina Claudia Sheinbaum, la secretaria de Cultura Alejandra Frausto, y Roberto Cantoral Jr., director general de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), cuyo padre compuso “El triste”, una de las más famosas canciones de José José.

El cantante mexicano Emmanuel también estuvo en la guardia de honor. Dijo que permaneció en contacto con él antes de que ingresara al hospital, en sus últimos meses de vida. Recordó los años en los que convivieron. “Desde el primer día que me vio, dijo ‘hermanito ojalá y tengas una linda carrera’. Para mí fue importante porque los artistas consagrados a veces no voltean para abajo… (Era) transparente, humilde, de un alma noble, humilde con todo”.

De la célebre voz del intérprete mexicano, Emmanuel destacó su potencia. “Hay mucha gente que aguanta el aíre, pero no hay mucha gente que traspasa el corazón. Yo creo que lo más importante era eso, su lágrima, su calidad vocal, su dulzura, y por su puesto la manera de cantar”, dijo.

En el interior del palacio se colocó una fotografía de gran tamaño en blanco y negro de José José con la leyenda “Qué triste fue decirnos adiós”, un verso de su éxito “El triste”.

Bajo la imagen se desplegaron arreglos florales blancos y una alfombra roja sobre las escalinatas de este museo y teatro en el que se han realizado los funerales de otras grandes figuras de la cultura popular, como Chavela Vargas y Juan Gabriel.

Al costado derecho del féretro estaban los intérpretes que se encargaron de musicalizar la ceremonia y a la izquierda invitados especiales.

El Cuarteto Saloma, la Orquesta Sinfónica Nacional, el Ensamble de la Escuela de Mariachi Ollin Yoliztli, el Trío Sensontle de Huachinango Puebla y el Mariachi y Coro del Ballet Folclórico de México musicalizaron la ceremonia con piezas inmortalizadas por José José, como “Almohada”, “40 y 20″ y “La nave del olvido”.

Desde horas antes de que se abrieran las puertas, los admiradores esperaban pacientes por su ídolo entonando sus canciones con rosas rojas, discos y fotografías del astro en la mano.

Con un letrero que decía “Solo yo seguiré siendo tuyo”, como la canción de José José que le dedica su esposo, María Juana Hernández, empresaria de 62 años, esperó a entrar al recinto cultural de la capital mexicana.

Hernández dijo que logró ver a José José en dos ocasiones en el centro nocturno El Patio.

“Es sentir de alguna manera que está con el pueblo… Ante este fallecimiento el pueblo de México lo quería tener físicamente, pero si ya no se tuvo el pueblo de México lo reconoce”, dijo. “Su manera de cantar era lo máximo, (en vivo) se sentía diferente”.

Guillermo Pérez, maestro jubilado de 62 años, vino desde el norteño estado de Durango con su esposa Margarita Aragón, de 52 años, secretaria bilingüe. Viajaron un día antes en avión y llevaban formados más de tres horas.

“Es un deber. Es de aquí y sí se necesitaba que estuviera aquí; lo reclama el pueblo de México”, dijo Pérez, quien comenzó a escuchar su música desde los inicios de la carrera de José José.

La pareja no pudo ver a su astro en vivo, pero se enamoraron escuchando su música. “El triste” y “La nave del olvido” son de sus canciones favoritas.

José José, dijeron, también tiene a sus fans en el norte del país “mucha gente a la que le gusta la balada romántica”, dijo Pérez. “Ya con estar ahí adentro, cerca de los restos, ya es suficiente para nosotros. Si podemos pasar por ahí enfrente mejor”, agregó.

Los restos de José José fueron retirados pasada la una de la tarde, después de que recibiera una última ovación, para ser trasladados a la Basílica de Guadalupe.