México permitirá que migrantes que buscan asilo en EEUU permanezcan en el país

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México informó que el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) pretende “implementar una sección de la ley migratoria de Estados Unidos que le permitiría devolver a extranjeros, no mexicanos, a nuestro país para que aguarden aquí el desarrollo de su proceso migratorio en Estados Unidos”.

A través de un comunicado, la dependencia subrayó que,“México reafirma su derecho soberano de admitir o rechazar el ingreso de extranjeros a su territorio, en ejercicio de su política migratoria”, por lo que ha decidido tomar acciones en beneficio de los migrantes, “en particular a los menores de edad, estén acompañados o no, así como para proteger el derecho de aquellos que desean iniciar y seguir un procedimiento de asilo en Estados Unidos“.

Estas son las acciones que tomará el gobierno de México:

Autorizará, por razones humanitarias y de manera temporal, el ingreso de ciertas personas extranjeras provenientes de Estados Unidos que hayan ingresado a ese país por un puerto de entrada o que hayan sido aprehendidas entre puertos de entrada, hayan sido entrevistadas por las autoridades de control migratorio de ese país, y hayan recibido un citatorio para presentarse ante un Juez Migratorio. Lo anterior con base en la legislación mexicana vigente y los compromisos internacionales suscritos, como la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, su Protocolo, así como la Convención Contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, entre otros.

Permitirá que las personas extranjeras que hayan recibido un citatorio, soliciten su internación a territorio mexicano por razones humanitarias, en los lugares destinados al tránsito internacional de personas, permanezcan en el territorio  bajo la condición de “estancia por razones humanitarias”, y puedan realizar entradas y salidas múltiples del territorio.

Garantizará que las personas extranjeras que hayan recibido su citatorio gocen plenamente de libertades y derechos que reconocen la Constitución, los tratados internacionales de los cuales es parte el México, así como en la Ley de Migración. Tendrán derecho a un trato igualitario sin discriminación y el debido respeto a sus derechos humanos. También la oportunidad de solicitar un permiso para trabajar a cambio de un sueldo que les permita solventar sus necesidades básicas.

Procurará que la implementación de las medidas que tome cada gobierno se coordine a nivel técnico-operativo, para desarrollar mecanismos que permitan la participación de las personas migrantes con citatorio en su audiencia ante un Juez Migratorio estadounidense, el acceso sin interferencias a información y servicios legales, así como para prevenir fraudes y abusos.

Las acciones de ambos gobiernos “no constituyen un esquema de Tercer País Seguro, en el que se obligaría a las personas migrantes en tránsito a solicitar asilo en México”. “El Gobierno de México reitera que toda persona extranjera deberá observar la Ley mientras se encuentre en territorio nacional”, puntualizó.