El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció una inversión de $30,000 millones para el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica. Con este proyecto se pretende mitigar la migración hacia Estados Unidos.

En una conferencia de prensa, Marcelo Ebrard señaló que los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras se harán presentes en la implementación del Plan de Desarrollo Integral. La inversión en esta medida se hará en los siguientes 5 años. Además, se cambiará la política migratoria y así responder a las necesidades del sur de México y Centroamérica.

Desde la Cumbre Intergubernamental para la Adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, Ebrard afirmó que la implementación de este plan será más eficaz que cualquier otra política migratoria de contención, y que los países de la zona aspiran a que se alcance una visión regional en el tema migratorio.

La canciller de Honduras María Dolores Agüero expuso durante su participación que el dinero que se invierta en la implementación del plan servirá para fomentar la creación de empleo y combate a la pobreza en los países del Triángulo Norte de Centroamérica y el sur de México. Explicó que el objetivo del plan es romper el ciclo migratorio y sus causas estructurales; pobreza, desigualdad, violencia y desempleo.

Informaron que el proyecto se divide en cuatro capítulos que son: el origen de la migración; el tránsito de los migrantes; el destino y retorno, que considera cómo recibirlos cuando deciden regresar.

El pasado 1 de diciembre, los gobiernos de México, Guatemala, Honduras y el Salvador firmaron un entendimiento. En este se instruía a los cancilleres a trabajar en el diseño e implementación del plan, con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

“En el Plan de Desarrollo Integral cambia el paradigma, no solamente de la migración y el desarrollo, sino de la cooperación hacia los países del sur”, subrayó la secretaria ejecutiva del mecanismo de Naciones Unidas, Alicia Bárcena.