Cientos de mexicanos están recurriendo a utilizar celulares falsos para entregarlos a los asaltantes, durante atracos en el transporte público.

Los aparatos móviles, utilizados de señuelo, son idénticos a los originales, pero con un procesador muy ligero.

El costo de los celulares oscila entre los 300 y 500 pesos, lo que equivale entre 15 a 25 dólares por teléfono.

Los que han utilizado los móviles aseguran que son efectivos para engañar a los delincuentes.

En los primeros cuatro meses del 2019 se reportan 70 asaltos diarios en la Ciudad de México.