PPLas masacres en los gobiernos del Partido Nacional han sido una constante, según las estadísticas que ha publicado la Policía Nacional. En las últimas horas los lideres de la oposición, Salvador Nasralla y Manuel Zelaya han hecho importantes declaraciones sobre este tema.

Zelaya, desde hace meses viene denunciando la presencia de los escruadrones de la muerte y lo denuncío en la masacre de Las Torres en el Programa Frente a Frente, “existe limpieza social en Honduras, están acabando con nuestros jóvenes, con la complicidad y participación del Estado”, manifestó el expresidente.

Nasralla, culpó al gobierno de Hernández por las masacres, a quien dijo que estaba detrás de las mismas, y que estas masacres solo sucedían en gobiernos del Partido Nacional.

¿Que nos dice la historia?

Lic. Ricardo Maduro Joest, Presidente de la República de Honduras Fecha: 12 de septiembre, 2005 Lugar: Washington, DC Fotos: Juan Manuel Herrera - OEA/OAS Website de la OEA: http://www.oas.org

Ricardo Maduro tomo posesión en el 2002, con su política, “Cero Tolerancia”. Durante su gobierno se perseguió a pandillas y maras y sacó a la Policía Nacional junto al ejercito a las calles. En el año 2oo3, el 5 de abril, en la cárcel de El Porvenir, La Ceiba, murieron calcinadas 68 personas, nunca se supo las causas, si hubieron denuncias que policías participaron en el misma.

El presidente Ricardo Maduro, su ministro de Seguridad Óscar Álvarez y su viceministro Armando Calidonio, llegaron al penal a las 4 de la tarde, cuando todavía había cadáveres en el suelo. A los minutos, un miembro de la comitiva presidencial ordenó a los bomberos limpiar de inmediato el escenario de la masacre para que los presos sobrevivientes, que también habían sido evacuados tras el alto el fuego, regresaran lo antes posible a sus celdas. No importó —todavía hoy hay quien sugiere que ese era el propósito de la orden— que con el agua se borraran posibles pruebas y se convirtiera en tabula rasa la escena del crimen.

Un año despues, en el 2004, siempre en el gobierno de Ricardo Maduro, en el Centro Penal de San Pedro Sula, murieron calcinadas 107 personas, sin que todavía haya culpables por lo sucedido. En ese mismo año, el 23 de diciembre, hombre fuertemente armados bajaron a 28 personas de un autobús en la zona de Chamelecón. Las 28 personas murieron acribilladas una noche antes de navidad. Los asesinos dejaron un mensaje acusando a Maduro y a Oscar Alvarez de ser miembros del narcotráfico. Ante tanta mataran el entonces candidato, Pepe Lobo, propuso la pena de muerte como una salida a la crisis de inseguridad y criminalidad que pasaba el país.

pepe_lobo_3Las masacres continuaron en el gobierno de Lobo, siendo la administración donde mas muertos habían por cada 100 mil habitantes. El 8 de septiembre del 2010, murieron 17 trabajadores en una zapatearía en San Pedro Sula. “Llegaron encapuchados, con pasamontañas y chalecos antibalas relató una testigo”.

El 31 de octubre del 2010, durante la administración de Lobo, murieron a punta de bala 14 jóvenes en una cancha de futbol en el sector de Colonia Felipe Zelaya, de San Pedro Sula.

En el año 2011, en el aeropuerto de San Pedro Sula murieron 6 personas, que fueron acribillados a balazos mientras salían del aeropuerto. Durante la administración de Lobo, leer sobre las masacres en el Bajo Aguan de los campesinos, era lo mas cotidiano, sin que el gobierno hiciera algo.

En febrero de 2012, como en una escalada macabra, “otro incendio” consumió casi totalmente la granja penal de Comayagua y murieron 361 hombres y una mujer que había llegado de visita.

En el 2012, sucedieron 115 masacres, tal como lo dijo el observatorio de la violencia, con un total de 432 personas muertas, solamente en concepto de las masacres. De las 432 personas que murieron en masacres, 366 (84.7) fueron hombres y 66 (15.3) mujeres. La población joven fue la que más sufrió por esta barbarie, ya que en el rango de personas de 15 a 24 años murieron masacradas 68 personas y de 25 a 29 fueron asesinadas 52.

En el 2013, se registraron 1o9 masacres según el informe del Observatorio de la Violencia, sumando 400 personas muertas producto de este acto delictivo. Como en años anteriores, entre las ciudades más violentas de Honduras
se encuentran San Pedro Sula, La Ceiba, Tocoa, Juticalpa y el Distrito Central.

dt.common.streams.StreamServer.cls-7En el año 2014, durante los primeros nueves meses, se suscitaron 273 personas muertas en concepto de 74 masacres, según lo relatado por el Observatorio de la Violencia. El informe estableció que la mayoría de estas masacres fueron realizadas con AK-47. El departamento en el que sucedió la mayor cantidad de masacres este año fue Cortés con 36, dejando un saldo 133 fallecidos. De las 36 masacres ocurridas en Cortés, un total de 29 se registraron en San Pedro Sula y producto de lo cual murieron 112 compatriotas, la cifra más alta en este ranking de mortandad.

Durante la gestión del gobierno Lobo-Hernández se dio la mayor masacre de los últimos tiempos. 3 mil personas murieron por falta de atención y falta de medicamentos en el Seguro Social, debido al saqueo millonario que hizo el Partido Nacional en esa institución publica. Mas de 6 mil millones de lempiras fueron saqueados por funcionarios públicos ligados al Partido Nacional y mucho de esos millones fueron usados para financiar la campaña del Partido Nacional, según los cheques publicados por el periodista David Romero y aceptado por el Presidente Hernández.

En segundo lugar se ubica Francisco Morazán que reportó 13 aniquilamientos en los que murieron 48 ciudadanos. Mientras, en Atlántida murieron 21 personas en seis masacres y en Olancho fueron asesinados 12 personas en cuatro masacres. Por su lado, en Copán hubo tres masacres que generaron 11 pérdidas de vidas, la misma cifra que en Santa Bárbara. De 273 personas muertes en los 74 asesinatos múltiples, el 86.8 por ciento (237) son hombres y el 13.2 por ciento (36) son mujeres.

A octubre del 2015 sumaban 79 masacres dejando el resultado de 282 personas muertas. La directora del Observatorio de la Violencia, Migdonia Ayestas, dijo que el asombra “la brutalidad con que se cometen y la preparación con la que el victimario ejecuta la acción, donde por lo general las víctimas son indefensas de un hecho criminal”.

En la ultima semana, Honduras vivió 4 masacres en cuestión de 4 días. Los lugares donde se perpetuaron este crimen fueron den Santa Barbara dejando un total de 7 muertos, en Copan 6 muertos, en Choloma 8 muertos y en Comayagüela 7 muertos. Con estas masacres según el observatorio de la violencia, se incrementó el dato a 90 masacres hasta noviembre, dejando un total de 335 personas.

Los 3 gobernantes han prometido en su campaña dar seguridad en Honduras, usando el miedo como arma de atraer votos, (Cero Tolerancia, Puño Firme y Policía Militar en las calles).

Estas medidas han fracasado. Lo que es importante saber, es el motivo, ¿a propósito fracasan? ¿para seguir teniendo excusas y mantener en zozobra y con miedo a la población? ¿Para pedir mas presupuesto en seguridad a los EE.UU?

Los hondureños lloran a sus parientes, amigos, familiares y el gobierno hace caso omiso al sufrimiento de los mas humildes, los mira como una estadística, como un numero, que les suma a su discurso de seguir ofreciendo seguridad, aun cuando son ellos los responsables de tanto crimen y derramamiento de sangre en Honduras.