El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya manifestó su apoyo a Nicolás Maduro tras declaración del Grupo de Lima en donde llama, “al no reconocimiento del nuevo mandato presidencial que comienza el 10 de Enero en Venezuela”, por considerarlo un “dictador”.

El coordinador de Libre, Manuel Zelaya Rosales publicó un tweet en referencia al tema. 

“Ustedes, cuente con el apoyo de los demócratas del mundo ante los injustos ataques del grupo de Lima”, manifestó Zelaya. 

“Obedientes y serviles a los intereses de los EEUU por robarle el petróleo a Venezuela, abandonan la democracia y la independencia de sus propias naciones”, dijo el coordinador de Libre. 

Por su parte el Grupo de Lima, organización conformada por varios de los principales países de América Latina, dijo el viernes que no reconocerá la legitimidad de una nueva presidencia de Nicolás Maduro, y le instó a que entregue el poder a la Asamblea Nacional.

“Se insta a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia, que respete las atribuciones de la Asamblea y le transfiera provisionalmente el poder hasta que se realicen nuevas elecciones”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio.

 El pronunciamiento fue firmado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. México también forma parte del Grupo, pero el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador no envió a un representante para la reunión del viernes.

Venezuela responde al Grupo de Lima

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, afirmó este viernes que el denominado Grupo de Lima busca desestabilizar la democracia en el país.

Durante una declaración a los medios, el diplomático afirmó que los países que integran el grupo, bajo instrucciones del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.), “han acordado alentar un golpe de Estado en Venezuela”.

El Grupo de Lima es una instancia multilateral que se estableció tras la denominada Declaración de Lima, el 8 de agosto de 2017, donde se reunieron representantes de 14 países con el objetivo de dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela.

Irónicamente este grupo de países lo integra el gobierno de Juan Orlando Hernández, quien fue electo de manera ilegal mediante un fraude en las elecciones del 2017.