Lula impondrá impuesto para los “superricos” y más ayuda para los pobres

Lula impondrá impuesto para los “superricos” y más ayuda para los pobres

La cruzada fiscal de Lula en Brasil busca aumentar la recaudación en un contexto de alto gasto social y terminar con el beneficio fiscal de las grandes empresas.

superricos, en venganza Imagen cortesía.
  • Jacqueline Alvarenga | 29-08-2023.6:07 pm.

El presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva. Ha anunciado una nueva cruzada fiscal que busca más impuestos para los “superricos” y más presupuesto para erradicar la pobreza.

“La medida busca aumentar la recaudación, en un contexto de gasto social, y corregir distorsiones en la legislación, que beneficia a las grandes fortunas”, detallaron desde el gobierno.

Esta estrategia busca agravar los ingresos de las inversiones financieras en el extranjero a través de sociedades “offshore”.

Las primeras medidas para incrementar los impuestos para los “superricos” se dieron el lunes, cuando Lula da Silva firmó un mecanismo provisional que establece el cobro dos veces al año de un tributo sobre rendimientos de los fondos exclusivos.

Estos fondos, en general, tienen un único titular y exigen una inversión mínima de dos millones dólares.

El gobierno de Brasil busca recaudar alrededor de 5 mil millones de dólares entre el 2023 y 2026. “Se prevé un cobro de 15 a 22.5% sobre los rendimientos”.

Lula da Silva advirtió que su gobierno tiene previsto poner más impuestos a los “superrico” y generar más presupuestos para apoyar a los pobres.

“Eso es lo que hicimos ayer, al sancionar la ley de incremento del salario mínimo y proponer la Medida Provisional para cobrar impuestos a los superricos. Proporcionalmente, los más pobres pagan más en impuesto a la renta que el dueño del banco. Vamos a cambiar eso”, dijo el mandatario en las redes sociales sobre el proyecto que busca imponer impuestos a los “superricos”.

Además, Lula da Silva envió un proyecto para proponer gravámenes las inversiones financieras en el exterior a través de las sociedades “offshore”.

“Más de un billón de reales (equivalente a más de 200.000 millones de dólares) en activos de personas físicas están posicionados en el exterior. Estos activos prácticamente no pagan impuestos sobre sus ingresos pasivos, como intereses y otros ingresos financieros”, cita un comunicado.