El Barco Holy Turtle (La “tortuga santa”), es como se le bautizó a la máquina que llegó frente a Roatán con la misión principal de limpiar el mar Caribe donde se concentran toneladas de basura plástica.

Frente al caribe hondureño flota una enorme isla de desechos plásticos. Según los pobladores los desechos provienen de Guatemala y eso ha llegado hasta el mar y se concentra en los manglares porque no hay otra salida.

El principal responsable de la empresa es el israelí Daniel Birnbaum, director ejecutivo de SodaStream que invirtió un millón de dólares para la limpieza. La semana pasada, un grupo de 125 ejecutivos y empleados llegaron a Roatán para poner a funcionar la máquina, pasadas las primeras pruebas.

SodaStream compró el barco a un gigante estadounidense Pepsico con un mecanismo construido especialmente para la limpieza de los océanos de aceite derramado a la cual se le adaptó una manguera de color naranja de más de 3000 metros de largo que arrastra los desechos que flota en la superficie marina,

Un grupo de personas especializadas y escolares se desplegaron en varios lugares para recolectar los desperdicios en bolsas plásticas y trasladarlos al basurero principal, donde se limpiaron unos 7 km 2 en las playas y raíces de robustos manglares. Entre los desperdicios se encontraron pedazos de mesa, botellas, cucharas, zapatos y televisores.

Para el gerente Maurice Herrera de SodaStream, es lamentable que a raíz de eso, aves y especies marinas estén muriendo por que ingieren plásticos por equivocación, que son encontrados en los estómagos de estos animales y a la vez esto puede provocar daños a la salud de los humanos que las consumen.