Nueva York, 6 nov (EFE).- El candidato demócrata Max Rose dio hoy la sorpresa en el distrito neoyorquino de Staten Island y arrebató a los republicanos de la Gran Manzana el único escaño que tenían en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Rose, un veterano del Ejército, logró imponerse en una zona considerada un reducto republicano dentro de Nueva York y que en las últimas elecciones presidenciales había votado por Donald Trump.

El distrito 11 -que cubre Staten Island y una pequeña zona de Brooklyn- era actualmente el único de color rojo en toda la ciudad, en general un gran bastión demócrata.

Rose se impuso hoy al congresista Dan Donovan, que partía con ventaja en las encuestas.

En el resto de distritos de la ciudad de Nueva York, los candidatos demócratas a la Cámara de Representantes se imponían a esta hora con claridad, incluidos varios políticos de origen hispano como Adriano Espaillat, José Serrano o la joven Alexandria Ocasio-Cortez.

Además, la senadora Kirsten Gillibrand fue reelegida con una muy amplia mayoría, manteniendo para los demócratas el escaño que estaba en juego en la Cámara Alta en el estado de Nueva York.

También logró la reelección el gobernador estatal, Andrew Cuomo, y otra demócrata, Letitia James, se perfilaba como nueva fiscal general con una clara mayoría. EFE