Los proveedores de software europeos están muy bien valorados en la comparación con los de EE. UU.