Lilly, la farmacéutica que se derrumbó en la bolsa de valores

Lilly, la farmacéutica que se derrumbó en la bolsa de valores

La certificación de cuentas que buscaba implementar Elon Musk en Twitter provocó que empresas de prestigio fueran víctimas de tuits falsos.

foto: Getty images
  • Karla Alvarez | 15-11-2022.8:10 pm.
“Nos complace anunciar que la insulina ahora es gratuita”.
La compañía farmacéutica Eli Lilly está vendiendo un vial de insulina por $ 275, por lo que el anuncio del viernes pasado en Twitter tuvo un gran impacto en la red social y más allá. Solo había un problema ,resulta que la cuenta desde la que se hizo el anuncio tenía “tick” azul que certificaba que la identidad de este usuario había sido verificada por Twitter .Pero la realidad era que alguien había creado la cuenta y utilizando las nuevas reglas que Elon Musk había introducido en Twitter, pagó los 7,99 dólares para verificar la cuenta y se hizo pasar por la farmacéutica estadounidense.

La publicación obtuvo casi 11.000 me gusta antes de ser bloqueada.

La broma le costó a Eli Lilly una pérdida de millones de dólares ya que al día siguiente, sus acciones cayeron un 4,3%.

El daño a la reputación es más difícil de calcular aun.

Eli Lilly esta vez desde su cuenta real, tuvo que salir a desmentir la información, desatando una ola de críticas entre los usuarios por el precio que cobra la terapia vital para diabéticos.

En EE. UU., casi 7 millones de personas tienen diabetes. País con los precios más altos del mundo para este medicamento, que puede costar alrededor de $1,000 al mes para personas sin seguro privado.

“Pedimos disculpas a quienes recibieron un mensaje engañoso de una cuenta falsa de Lilly”, tuiteó la compañía, citando la cuenta oficial.

Uno de los que reaccionó a esta noticia fue el senador demócrata Bernie Sanders, American Public Health Advocate: “Para ser claros. Eli Lilly debería disculparse porque el precio de la insulina ha advertido más de un 1200 % desde 1996 a $275, mientras que su fabricación cuesta menos de $10. Los inventores de la insulina vendieron sus patentes por $ 1 en 1923 para salvar vidas, no para hacer obscenamente rico al director ejecutivo de Eli Lilly”.

Twitter: la farmacéutica que se derrumbó en bolsa tras ser víctima del caos en la red social

Eli Lilly es solo una de las decenas de víctimas de cuentas falsas que han sido creadas en Twitter desde que su nuevo dueño decidió cambiar las reglas de verificación, causando caos y confusión dentro de la red social.

Las empresas afectadas incluyen Apple, Nintendo, BP o Chiquita, así como políticos, celebridades y otras organizaciones.

Twitter contrató a muchos de ellos, pero los cambios constantes de la empresa para abordar el problema aumentaron la confusión.

Elon Musk completó su compra de Twitter por $ 44 mil millones en octubre pasado después de meses de arduas negociaciones. El multimillonario afirmó que la red social tenía muchos más “bots” de lo que creían sus dueños anteriores y que uno de sus objetivos es acabar con estos informes falsos.

Sin embargo, desde que tomó el control de la empresa, no solo se ha despedido a cerca de la mitad de la plantilla de Twitter, unos 7.500 empleados.

Anteriormente, quien quisiera la “marca” o el punto azul junto a su nombre tenía que identificarse ante la empresa.

Pero con el lanzamiento de “Twitter Blue”, un nuevo servicio de suscripción premium, los usuarios que querían tener esta marca encima solo tenían que pagar $7.99 por mes para otras características adicionales y proporcionar una ID de Apple y un número de teléfono.

Varios expertos habían advertido de los peligros de fraude de Twitter Blue, algo que parece haber hecho realidad, al menos en sus primeras fases y el
problema se hizo evidente el mismo miércoles cuando se lanzó la herramienta.

Twitter tuvo que prohibir docenas de cuentas falsas, incluidas algunas que se hicieron pasar por el director ejecutivo de Meta, Mark Zuckerberg, el presidente Joe Biden y su predecesor, Donald Trump, o el ex primer ministro británico Tony Blair.
Otra cuenta falsa de Tesla, también propiedad del dueño de Twitter, se hizo pasar por el propio Elon Musk para bromear sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001 .