Líder supremo iraní clama "venganza" tras muerte de Soleimani
Apóyanos

Líder supremo iraní clama “venganza” tras muerte de Soleimani

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, advirtió el viernes de una "represalia dura está esperando" a Estados Unidos.

Avatar
  • notibomba | 02-01-2020.11:57 pm.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, advirtió el viernes de una “represalia dura está esperando” a Estados Unidos después de un ataque aéreo en un aeropuerto de Bagdad que mató al general iraní Qassem Soleimani, jefe de la élite de Quds Force de Irán.

La televisión estatal iraní publicó una declaración de Khamenei, quien también llamó a Soleimani “la cara internacional de la resistencia”. el líder supremo declaró tres días de duelo público por la muerte del general.

El canciller iraní Mohammad Javad Zarif, advirtió que Estados Unidos sufrirá todas las consecuencias del ataque militar “tonto”, alegando que su asesinato solo aumentaría las tensiones en la región dado que él era “la fuerza más efectiva” que lucha contra el terrorismo llevado a cabo por el Estado Islámico.

Por otro lado, un ex comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán, Mohsen Rezaei, prometió “una venganza vigorosa contra Estados Unidos” por el asesinato de Qassem Soleimani, jefe de la élite de la Fuerza Quds.

“El teniente general mártir Qassem Suleimani se unió a sus hermanos mártires, pero nos vengaremos vigorosamente de Estados Unidos”, dijo Rezaei, quien ahora es secretario de un poderoso organismo estatal, en una publicación en Twitter.

Según Reuters, el máximo órgano de seguridad de Irán se reunirá el viernes para discutir el ataque que mató al mayor general iraní Qassem Soleimani.
“En las próximas horas, se llevará a cabo una reunión extraordinaria del Consejo Supremo de Seguridad Nacional para investigar el acto criminal de ataque contra el automóvil del comandante Soleimani en Bagdad, que llevó a su martirio”, dijo el portavoz Keyvan Khosravi.

El Pentágono confirmó que el ataque aéreo en el aeropuerto de Bagdad fue llevado a cabo por las fuerzas estadounidenses por orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.