Letal virus de la corrupción se apodera de crisis en Honduras

Letal virus de la corrupción se apodera de crisis en Honduras

El perjuicio contra las arcas del Estado supera los 1000 millones de lempiras.

Corrupción en Honduras (Vital) Imagen de archivo, Casa de Gobierno Honduras, Juan Orlando Hernández.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 22-06-2020.6:28 pm.

La crisis por la pandemia de coronavirus, Covid-19, ha golpeado fuertemente a la población, sector que año tras años es el más afectados por un virus aún más letal: La corrupción.

Pobreza, analfabetismo, desempleo son algunas de las consecuencias de los altos índices de corrupción en Honduras, flagelo que se apodera de la crisis en plena pandemia.

Los desfalcos económicos en la nación centroamericana no son un secreto a voces; se han denunciado abiertamente. “Errores” de los funcionarios e investigaciones de entes autónomas al Estado han sacado a flote los escándalos irregulares.

Compras sobrevaloradas hasta en un 50 por ciento, insumos de baja calidad y ventiladores “inservibles”, son solo el principio de una Pandora de corrupción revelada en un país de extrema pobreza.

Nombres como Marcos Bográn, titular de Invest  Honduras y Gabriel Rubí, extitular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), son mencionados y denunciados directamente tanto por organismos anticorrupción, medios internacionales y medios locales.

Los casos se han viralizado en las redes sociales , a pesar de las constantes denuncias y pruebas reveladas en informes, los innumerables delitos continúan en impunidad ante el silencio del Ministerio Público (MP).

Uno de los primeros documentos sobre los millonarios desfalcos fue presentado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), específicamente en relación con la gestión de Gabriel Rubí y cuyos hallazgos reflejan una falta de documentación y “serias fallas” administrativas.

Dichas pruebas hasta el momento no han sido utilizadas ni investigadas por el Ministerio Publico (MP), ente encargado en Honduras de presentar las acusaciones y requerimientos.

Los presupuestos exuberantes aprobados por el Congreso Nacional han sido de conocimiento público, por lo que la población por los medios de comunicación y redes sociales han realizado la pregunta más concurrida durante la pandemia: “¿Dónde está el dinero?

Los documentos revelados por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) han fortalecido la indignación de los hondureños, el informe habla sobre la gestión de Marco Bográn y la supuesta adquisición de 740 ventiladores, de los que hasta el 20 de junio solo habían llegado 20 a la nación, mientras los casos y muertes incrementan considerablemente.

Asimismo, las dudosas gestiones de la administración del mandatario Juan Orlando Hernández durante la pandemia siguen siendo vinculados con la corrupción. El reciente escándalo revelado hace 13 horas en Honduras lo protagoniza Marco Bográn, debido a las supuestas compras de los hospitales móviles en una empresa en Turquía.

Marco Bográn en complicidad con Axel López, dueño de la compañía fantasma ELMED MEDICAL SYSTEMS, son señalados  por la falsificación de documentos de la empresa SDI Global LLC, por supuesta compra de hospitales móviles valorado en USD $48 millones de dólares.

“SDI Global renuncia toda responsabilidad por contenido de acuerdos entre Autoridades de HND y la compañía falsa Elmed Medical Systems ya que esta actividad criminal se considera sucia y el proceso muestra lavado de dinero”, cita el párrafo que denuncia la irregularidad.

El perjuicio contra las arcas del Estado supera los 1000 millones de lempiras en la compra de hospitales públicos a la cuenta de Elmed Medicals en Orlando, Florida.

El directivo de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Adolfo Facussé, reveló que fueron los ejecutivos de la empresa que se quejaron por verse implicados en el supuesto retraso en la llegada de los hospitales móviles a Honduras.

Facussé, calificó el hecho como la estafa del siglo XXI, que además podría tratarse de otra acto de corrupción descarado del Estado.

Por su parte, el represente de Invest -Honduras, ente implicado en la denuncia calificó la información como una campaña de desprestigio.

“Se pago el 100 % de la compra de Hospitales móviles por adelantado, no hay garantía comercial vamos de buena fe, no tenemos información de embarque, no se tenía relación comercial con ellos ni los conocíamos hasta que comenzó esta pandemia”.

Asimismo señaló que “ellos aclaran que no han tenido ninguna relación ni contacto… No hay ninguna estafa”.

Los efectos a corto o largo plazo de la extracción del dinero estatales la paga siempre el pueblo, quien cada día pierden poder adquisitivo. Así lo comentan los expertos en economía.

“Estamos diciendo que, ante los señalamientos de sobrevaloración, de los insumos de los equipos… Ya tienen grandes elementos y señalamientos de corrupción y eso al final termina perjudicando a la población”, dijo Ismael Zepeda, miembro del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH).

El experto en la materia recordó que es producto de los desvíos millonarios por parte de las autoridades que la ciudadanía no cuenta con insumos para salvar sus vidas.

Asimismo, señaló que uno de los sectores más afectados son los médicos, a quienes no se les ha proveído la vestimenta de vio seguridad para atender a los pacientes.

Honduras registra hasta la fecha 358 muertes por Covid-10 con 12 mil contagios. Cifras que no concuerdan con la Asociación de Funerarias en Honduras que reportan 800 sepelios con protocolo Covid-19.