China. Dos hombres lograron robarle a su compañero de cuarto más de diez mil  yuanes, equivalente a 1,200 euros, utilizando el reconocimiento facial de su teléfono celular.

Los dos hombres quienes vivían y trabajaban en el mismo restaurante con la víctima, aprovecharon el momento en que se quedó dormido para acércale el móvil a la cara y desbloquear el dispositivo que tenía la función de reconocimiento facial.

Posteriormente, accedieron a las aplicaciones del banco; transfiriendo a una cuenta los 10.000 yuanes (1.319 euros).

La víctima al percatarse en la mañana que su cuenta había sido vaciada procedió hacer la respectiva denuncia ante la policía.

Investigaciones de la policía determinaron que fueron sus compañeros de cuarto los responsables del robo.

Supuestamente la función de reconocimiento facial no funciona si los ojos de las personas estén cerrado.