Las mujeres ya han desaparecido de las calles de Kabul, Afganistán

Las mujeres ya han desaparecido de las calles de Kabul, Afganistán

Los talibanes han recalcado que los derechos de las mujeres estarán protegidos bajo su gobierno, pero está claro que muchas afganas están aterrorizadas por la perspectiva de vivir bajo el régimen talibán.

Las mujeres ya han desaparecido de las calles de Kabul, Afganistán Foto: AFP
  • Brenda Arguedas | 18-08-2021.5:56 pm.

Luego de la llegada de los talibanes al poder, en las calles de Kabul, Afganistán, parece que no hay mujeres, la mayoría de ellas se han quedado en sus casas.

Sin embargo, los talibanes han recalcado que los derechos de las mujeres estarán protegidos bajo su gobierno, pero está claro que muchas afganas están aterrorizadas por la perspectiva de vivir bajo el régimen talibán.

Las mujeres pueden trabajar “donde elijan” dentro de los límites de la ley islámica, según un funcionario talibán que pidió no ser identificado debido a las reglas del grupo para hablar con los medios de comunicación.

Pese a lo dicho por el grupo extremista, las mujeres temen por lo que suceda, ya que en su Gobierno de cinco años, desde 1996 a 2001, cuando EE.UU. invadió el país después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, los talibanes habían gobernado Afganistán bajo una interpretación extremadamente conservadora de las leyes islámicas.

A las mujeres se les prohibió trabajar fuera de sus hogares y asistir a escuelas o universidades, se les exigía que tuvieran un acompañante masculino si salían en público y se esperaba que usaran un burka, una prenda que cubre todo el cuerpo y el rostro.

La directora de cine afgana, Sahraa Karimi, redactó una carta sobre la gravé situación que atraviesa su país en medio de esta crisis.

Declara que una de sus mayores preocupaciones es la censura y la restricción de la libertad y que no está de acuerdo con la decisión de Estados Unidos de retirar sus tropas del país, la cual le parece precipitada y una traición a su pueblo. Por eso, dice, acude a la ayuda de la comunidad internacional y de los medios de comunicación.

“Mi nombre es Sahraa Karimi, una directora de cine y actual directora general de Afghan Film, la única compañía cinematográfica de propiedad declarada establecida en 1968. Les escribo con el corazón roto y la profunda esperanza de que puedan unirse a mí para proteger a mi hermosa gente, especialmente a los cineastas de los talibanes…”, se lee en el escrito de Sahraa.

La ONU hace un llamado para que se cree un nuevo gobierno inclusivo en Afganistán