La inmigrantes hondureña Miriam Zelaya, conocida como “Lady Frijoles”, se declaró culpable por el delito de agresión para evitar 20 años de prisión.

Tras la declaración, el juez impuso una multa de mil dólares, sacar un curso para controlar la ira y alejarse de la víctima.

El futuro legal de la hondureña no ha sido determinado y será el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) que decidirá si la detienen para un proceso de deportación.

Según expediente, “Lady Frijoles” pidió al juez dejarla ver a sus hijas y entre lágrimas imploró regresar a Honduras.

La inmigrante se viralizó luego que huyó de su país en una masiva caravana y calificara como comida de “chanchos” los alimentos que le proporcionaban en los albergues.