El Papa Francisco hizo una reflexión sobre la caravana de migrantes que intentan ingresar a Estados Unidos, durante un encuentro con los participantes del XV capítulo General de la Congregación de los Misioneros se San Carlos (scalabrinianos).

Para el papa, los migrantes huyen de la pobreza y la violencia que existe en los países centroamericanos y a su vez afirmó que el “El migrante reza. Reza porque necesita muchas cosas y reza a su modo, pero reza. Un peligro para todos nosotros, hombres y mujeres de Iglesia, pero más para vosotros por su vocación, sería el de pensar que no necesitan de la oración”.

Pensemos dijo sobre la caravana que va de Honduras a Estados Unidos ellos se agrupan, “el migrante por lo general busca andar en grupo, a veces tiene que andar solo, pero es normal agruparse porque así nos sentimos más fuertes en la migración”.

Le dijo a la Comunidad católica que tiene la vocación adecuada para atender a los migrantes, “Siéntanse migrantes, siéntanse migrantes ante de las necesidades, migrantes ante el señor, migrantes entre ustedes por eso es la necesidad de agruparse.

“Arriesgarse” es otra característica del migrante dijo a veces arriesga la vida.

En medio de la conferencia un miembro Scalabriniano de origen colombiano que sirve en Asia y Australia solicitó un mensaje para los seminaristas y el papa le respondió en fase a los migrantes su respuesta fue:

“Deben ser migrantes para poder trabajar con los migrantes, migrantes de Dios, migrantes con la comunidad, migrantes de un pueblo que se sientan en camino”.

Los migrantes construyen naciones, como lo hicieron en Europa. Pues Europa no nació así, fue creada por olas de inmigrantes

“Los países no se desarrollan solos; son construidos por migrantes”, así lo expresó el Papa Francisco en declaraciones directas este pasado 29 de octubre a un grupo de misioneros Scalabrinianos.

Sentirse migrantes ante las necesidades de los demás

“Acoger al extranjero” en una sociedad que es del “bienestar” pero que vive en una época de “invierno demográfico” y de “cierre de puertas”: expresó el Pontífice en sus palabras espontáneas a los presentes. Un discurso en el que tuvo lugar también un pensamiento especial por el drama de los migrantes hondureños que van en  caravana desde Honduras a Estados Unidos.

Francisco señala que otro fenómeno de la migración es el ‘amontonamiento’, porque “nos sentimos más fuertes en la migración”. “Y ahí está la comunidad. En el fútbol existe la posibilidad de un ‘libre’, que puede moverse según las oportunidades, pero entre ustedes no hay posibilidad – explicó- porque el ‘libre’ entre ustedes fracasa. Siempre la comunidad. Siempre en comunidad, porque vuestra vocación es precisamente para los migrantes que se amontonan. Siéntanse migrantes. Siéntanse, sí, migrantes ante las necesidades, migrantes ante el Señor, migrantes entre ustedes. Y es por eso que tienen que amontonarse”.

Ayudar y acoger al extranjero

Instando a los misioneros a asumir riesgos, como lo hacen los migrantes, el Papa observa que los scalabrinianos están llamados a “enseñar” y “ayudar a acoger al extranjero”, frente al rechazo y también a las “muchas situaciones de tráfico” en las que “el extranjero es explotado”.