La población alemana reduce cada vez más su consumo de carne

La población alemana reduce cada vez más su consumo de carne

La Industria cárnica Alemana esta en crisis por la disminución del consumo de carne.

Alemania carne Foto: Shutterstock
  • Karla Alvarez | 17-06-2024.5:36 pm.

La empresa holandesa Vion ha decidido reorientar su estrategia de producción, centrándose en los países del Benelux y reduciendo significativamente sus operaciones en Alemania. Esta decisión fue anunciada por Ronald Lotgerink, director general de Vion, quien destacó la importancia de la unión aduanera y económica de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo para el futuro de la compañía.

Vion, que posee 16 centros de producción en Alemania frente a solo la mitad en Holanda, enfrenta un desafío económico considerable. Según el diario alemán Handelsblatt, la retirada de Alemania se puede interpretar como una “venta por necesidad”, respaldada por cifras alarmantes: en 2022, las pérdidas del grupo aumentaron drásticamente de 29 millones a 108 millones de euros.

Fundada hace 90 años como una planta de transformación de grasas, Vion se ha convertido en una de las principales empresas cárnicas del mundo. Sin embargo, la compañía ha estado envuelta en controversias, desde acusaciones de falta de higiene hasta denuncias de crueldad hacia los animales. Actualmente, Vion es el tercer mayor matadero de Alemania, solo superado por Westfleisch y, con una diferencia significativa, el Grupo Tönnies.

La industria cárnica alemana no solo enfrenta problemas internos, sino que también está afectada por un cambio en el comportamiento alimentario de los consumidores. La Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) ha observado una tendencia a largo plazo hacia un menor consumo de carne en el país. Según datos preliminares del Centro Federal de Información para la Agricultura (BZL), el consumo de carne per cápita se redujo en 430 gramos en 2023, llegando a 51,6 kilogramos por persona.

Silke Restemeyer, ecotrofóloga de la DGE, confirmó esta tendencia a DW y señaló que la disminución en el consumo de carne está relacionada con una mayor concienciación sobre los efectos del alto consumo de carne en la salud, el clima y el medio ambiente. La Oficina Federal de Agricultura y Alimentación (BLE) también ha documentado esta reducción en el consumo.

La industria cárnica alemana no solo se ve afectada por los cambios en el consumo local, sino también por eventos internacionales. Las prohibiciones de importación impuestas por algunos países asiáticos debido a la peste porcina africana (PPA) han impactado negativamente en las exportaciones. Antes, muchas partes del cerdo difíciles de vender en Europa, como las orejas, se vendían como manjares en mercados asiáticos, especialmente en China.

Además, la industria se enfrenta a nuevas regulaciones tanto a nivel de la UE como del gobierno central en Berlín. El ministro federal de Agricultura y Alimentación, Cem Özdemir, ha manifestado su intención de reformar la cría de animales en Alemania. Su objetivo es reducir la cantidad de animales criados, pero mejorar significativamente las condiciones en las que viven, proporcionando más espacio y un entorno más adecuado para cada especie. No obstante, esta reducción en la cría de animales también implica una disminución en los negocios para los mataderos locales.

La decisión de Vion de enfocarse en el Benelux y reducir su presencia en Alemania refleja las dificultades que enfrenta la industria cárnica en medio de un cambiante paisaje económico y de consumo.

Mientras los consumidores alemanes se inclinan por una dieta con menos carne y las regulaciones se vuelven más estrictas, empresas como Vion deben adaptarse rápidamente para sobrevivir y prosperar en este entorno desafiante. La reorientación hacia el Benelux podría representar una oportunidad para estabilizarse y crecer en mercados con una demanda diferente y posiblemente más favorable.

Francia, Alemania y Polonia autorizan a Ucrania a utilizar sus armas para atacar a Rusia