La ENEE en tres años de gestión de Jesús Mejía

El dirigente nacionalista Jesús Mejía presentó este viernes su renuncia como gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), encaminando la privatización de la estatal.

Mejía, asumió el cargo en abril del 2016 tras reportarse en el 2015 una pequeña mejora en los indicadores financieros.

En los seis meses de gestión del dirigentes nacionalista se registró la segunda oleada de despido masivo, argumentando una reestructuración.

Para marzo del 2017 se reportaba un aumento del 34 por ciento de las pérdidas, 1.6 más que en el 2015, cuando Mejía no había llegado a la institución.

Para el 2017 y 2018, ya se preparaba la caída de la ENEE al dejar de invertir 105.8 millones de dólares.

El exfuncionario también incumplió con el plan de inversiones, empeorando la situación financiera de la estatal.

Bajo la administración de Mejía tampoco se lograron las metas financieras, especialmente en el año 2018.

Análisis de la Secretaría de Finanzas indican que en el cierre del 2018 la ejecución del déficit era de 5,504.9 millones de lempiras.

En diciembre de ese mismo año los bancos autorizaron un préstamo de 6,500 millones de lempiras para saldar la deuda energética, la cual llegó a los 6,562 millones.

Indicios de privatización ya se anunciaban para finales del 2018, fue el mismo Mejía que confirmaba la creación de tres empresas.

 FRAUDE ELECTORAL

El líder del Partido Nacional fue uno de los precursores del fraude electoral del 2017, a pesar de continuar como gerente se mantuvo constante en el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Apagones, fallas en el sistema y otras anomalías, verificadas por entes internacionales, empañaron los comicios que le dieron el gane a la Alianza de Oposición con una tendencia irreversible.

Mejía, anunció su intención de buscar la presidencia del Partido Nacional antes de denunciar abiertamente la privatización de la ENEE y despidos masivos.