Juez se niega a casar a dos mujeres: ‘Prefiero la ley de Dios’

Juez se niega a casar a dos mujeres: ‘Prefiero la ley de Dios’

"Prefiero agradar primero a mi señor Dios todopoderoso antes que al ser humano”, dijo el funcionario judicial.

Juez se niega a casar por tercera vez a dos mujeres: ‘Prefiero la ley de Dios’ El juzgado décimo civil de Cartagena rechazó la solicitud de matrimonio. Foto Ted Aljibe – AFP.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 03-09-2020.3:07 pm.

Colombia.- Un juez se negó rotundamente a casar a una pareja integrada por dos mujeres, argumentando que prefiere cumplir la ley de Dios antes que la de los hombres.

La decisión del magistrado de Cartagena violenta la sentencia emitida por la Corte Constitucional que habilitó el matrimonio del mismo sexo en el 2016.

“Entre la ley humana y la ley de Dios, prefiero la de Dios”, dijo el juez al notificar que se negó a realizar el matrimonio gay porque va en contra de sus creencias religiosas.

Una vez conocido el caso y viralizado por su trascendencia en torno a los derechos de la comunidad lésbico gay, la polémica se desató en el país y a nivel internacional por tratarse de una violación judicial y de derechos humanos. 

“No puedo casar a dicha pareja del mismo sexo porque ello contraria mi moral cristiana, va en contra de mis principios esenciales”, dijo en su defensa el juez identificado como Ramiro Torres.

La decisión del funcionario judicial podría costarle una sanción y en un extremo su cargo por mala práctica y discriminación. A pesar de las amenazas y conociendo  la sentencia SU-214/16 de la Corte Constitucional aseguró que no se retractará.

“Cuando exista conflicto entre lo que dice la ley humana y lo que dice la ley de Dios, yo prefiero la ley de Dios, porque prefiero agradar primero a mi señor Dios todopoderoso antes que al ser humano”, apuntó sobre las críticas por su actitud.

En su defensa destacó que no se trata de una violación a una sentencia, sino de invocar la protección de Dios que establece la Constitución colombiana.

“El preámbulo de la Constitución invoca la protección de Dios, y se debe jurar por Dios, la laicidad predicada por los magistrados, y por varios doctrinantes, es, con el mayor respeto, artificiosa”, concluyó el juez que se negó casar a las mujeres del mismo sexo.