Juana Nolasco: El rostro de la dignidad a pesar de no tener comida, agua, ni electricidad