494454774

Como un ataque a Honduras calificó el mandatario, Juan Orlando Hernández, la muerte de la líder indígena y defensora del medio ambiente, Berta Cáceres.

“Condenamos y repudiamos muerte de Berta Cáceres, reconocida activista de defensora de derechos humanos. Este hecho nos enluta a todos los hondureños. La muerte de Berta Cáceres es un ataque a Honduras, debe ser investigado y poner a la orden de la justicia a los responsables. Eso exigimos”, publicó el mandatario en sus cuentas oficiales en redes sociales.

El Gobierno emitió un comunicado este jueves y declaró como prioridad del Estado el esclarecimiento del hecho e informan que equipos especializados de los cuerpos de seguridad ya investigan.

El titular de la Secretaría de Coordinación General de Gobierno (SCGG), Jorge Ramón Hernández Alcerro, hizo una declaración oficial en nombre del presidente de la República “con el propósito de repudiar de la manera más contundente este crimen, que no podemos más que calificar de abominable y deleznable”.

“Queremos, además, extender nuestras condolencias a toda la familia de doña Berta, a sus amigos, a sus compañeros, lamentar su muerte y condenar profundamente lo que ha sucedido”, manifestó Hernández Alcerro.

Cáceres era la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Hernández Alcerro informó que el Presidente dio instrucciones, desde temprano esta madrugada, a todos los cuerpos de seguridad del Estado, de que desplacen y empeñen todos los recursos que tiene en su poder el Ejecutivo con el propósito de encontrar a los culpables del crimen.

“El Presidente ha definido que esta es una prioridad del Estado de Honduras y que debe actuarse de manera rápida y contundente”, remarcó el ministro coordinador general de Gobierno.

También informó que a este efecto “ya han sido desplazados equipos especializados por los órganos de investigación para comenzar cuanto antes esta tarea”.

Berta Cáceres era objeto de medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Secretaría de Seguridad le daba seguimiento con patrullajes porque ella había renunciado a resguardo personal.

Fuente: Diario La Prensa