Ivanka Trump se declara abiertamente contra el aborto

Ivanka Trump se declara abiertamente contra el aborto

‘Soy pro-vida, y sin disculpas’, dijo la hija del gobernante, quien es una importante figura de la administración Trump.

Ivanka Trump Ivana Trump. / Fotografía cortesía, vía Getty Images. / AFP
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 30-10-2020.2:30 pm.

Ivanka Trump, la hija del presidente estadounidense, se declaró abiertamente en contra del aborto por primera vez y a pocos días de celebrarse las elecciones en Estados Unidos (EEUU).

La hija del polémico gobernante habló del tema en una entrevista con RealClearPolitics, en la cual exteriorizó su pensar sobre el aborto inducido, el cual es legal en la nación norteamericana.

Sobre el tema, Ivanka Trump fue clara al indicar que respeta a las mujeres que deciden abortar, pero que en lo personal no apoya la práctica de suspender el embarazo de forma inducida.

Soy pro-vida, y sin disculpas’, dijo la hija del gobernante, quien es una importante figura de la administración Trump.

‘Respeto todos los lados de una discusión muy personal y sensible… Pero también soy madre de tres hijos, y la paternidad me afectó de una manera profunda en términos de cómo pienso en estas cosas’, agregó a su postura en tono firme.

Con la declaración, Ivanka Trump respalda a su padre sobre su negativa de apoyar el aborto legal en la nación norteamericana, aunque desde 1973 se practica abiertamente.

De acuerdo con Fordes, la hija del gobernante espera que con su postura pro-vida miles de votantes que están en contra del aborto apoyen a su padre en las próximas elecciones.

Hace unos meses, el gobernante estadounidense firmó una orden para proteger a recién nacidos durante abortos, casos que no son muy recurrentes y que ya contaban con una protección.

“Todo bebé nacido vivo, sin importar las circunstancias de su nacimiento, tiene la misma dignidad y los mismos derechos que cualquier otro individuo y tiene derecho a las mismas protecciones”, estipula la ordenanza firmada.

En EEUU el aborto inducido es legal desde el 22 de enero de 1973. Por medio de una sentencia se estableció el trimestre como plazo para practicarse la expulsión del feto.

Al igual que Ivanka Trump, muchas de las primeras mujeres feministas en la nación se declararon en contra del aborto por considerarlo la  culminación de una serie de agresiones a la mujer y a su falta de independencia real que, para ellas había que corregir.

Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton son algunas de las feministas que no apoyaban el aborto y que buscaban leyes que buscaran  resolver el problema de raíz.