Autoridades italianas antimonopolio (AGCM), han multado a las compañias Apple con diez millones de euros y Samsung con cinco millones de euros. La multa es porque las compañías realizaron practicas comerciales injustas, al obligar a los usuarios a descargar actualizaciones que disminuye y que hace lentos los teléfonos celulares.

Ninguna de las dos empresas da la opción a sus clientes de recuperar la versión previa a la actualización tras comprobar la disminución de capacidad en sus Smartphone.

Las multas son diferentes. Apple recibe un costo más alto porque tampoco informa correctamente a los usuarios del deterioro de sus baterías de litio, y lanzó una nueva actualización sin avisar de que su instalación puede reducir la velocidad de ejecución

Samsung se le acusa de realizar la practica ilegal desde de mayo del 2016 al impulsar a los usuarios de modelos Note 4 a instalar un nuevo firmware solo para modelos Note 7 sin dar avisos de sus consecuencias.

Las dos grandes compañías de la telefonía violaron así los artículos 20, 21, 22 y 24 del Código de los Consumidores y es la primera sanción que se registra a una empresa tecnológica, las dos quedan obligadas a publicar una declaración en la versión italiana d sus sitios web para informar la sanción recibida.