MADRID (AP) — Con ayuda de la policía italiana, las autoridades españolas arrestaron en Barcelona al presunto receptor de un enorme cargamento de cocaína que iba oculta en un contenedor, informaron funcionarios del jueves.

El operativo, donde participaron investigadores y agentes de aduanas de ambos países, llevó al decomiso de más de 2,7 toneladas de drogas, la incautación más grande realizada por Italia en 25 años, de acuerdo con funcionarios de los dos países.

La policía financiera italiana dijo que las redes de la delincuencia organizada detrás del contrabando pertenecen al “Clan del Golfo” que está activo en varios puertos europeos para recibir las drogas que se venden en el mercado europeo.
Primero, el 15 de enero, la policía italiana decomisó en el puerto de Livorno 644 kilos de cocaína valuada en 130 millones de euros (148 millones de dólares) ocultos en bolsas de café provenientes de Honduras.

Las autoridades italianas informaron esta semana que el contenedor iba a bordo de un buque de carga de bandera portuguesa que salió de Puerto Cortes, Honduras, con trasferencias en Costa Rica y el sur de España.

Luego, el 23 de enero, los investigadores hallaron 2,1 toneladas de cocaína pura despachada del puerto Turbo, en Colombia, rumbo a Barcelona. La droga, dividida en 1.801 bloques, viajaba en un contenedor que fue declarado vacío, de acuerdo con la policía nacional española.

El coronel de la policía financiera italiana Maurizio Cintura dijo que las autoridades interceptaron el cargamento y rápidamente reemplazaron la cocaína con sal antes de enviarlo a Barcelona para ayudar a las autoridades a arrestar a un español de 59 años que iba a recibirla.

La policía española informó que usar un contenedor aparentemente vacío es una técnica nueva utilizada por las organizaciones delictivas. Agregó que el sello del contenedor fue falsificado para que los receptores en el puerto de Barcelona pudieran retirar el cargamento ilegal sin que nadie se percatara.