Irán sentencia a muerte a dos activistas LGTBT por “corrupción en la Tierra”

Irán sentencia a muerte a dos activistas LGTBT por “corrupción en la Tierra”

Los defensores de derechos de la comunidad LGTBI de 31 y 24 años de edad fueron encontrados culpables por promover la homosexualidad y comunicarse con medios opuestos a la República Islámica.

corrupción en la Tierra Fotografía cortesía, vía redes sociales.
  • Jacqueline Alvarenga | 07-09-2022.1:56 pm.

El gobierno de Irán sentenció a pena de muerte a dos activistas de la comunidad LGTBT por el delito de “corrupción en la Tierra” al promover la homosexualidad.

Las sentenciadas fueron identificadas como Zahra Seddiqi Hamedani de 31 años de edad y Elham Choubdar de 24 años de edad.

Grupos defensores de los derechos de la comunidad LGTBT han catalogado la condena como injusta y piden intervención de los organismos internacionales.

Medios locales han informado que las dos activistas fueron encontradas culpables por promover la homosexualidad, el cristianismo y comunicarse con medios opuestos a la República Islámica.

Un tribunal de Urmia confirmó la sentencia y explicó que la cadena perpetua por corrupción en la tierra no es en contra de dos activistas LCTGT, sino por violentar las reglas del país.

Seddiqi Hamedani ffue arrestada en octubre del 2021 por elementos de la Guardia de la Revolución Islámica cuando intentaba cruzar a Turquía, donde pediría asilo político.

“Le dijeron que estaba acusada de difundir corrupción en la Tierra, mediante la promoción de la homosexualidad, la comunicación con medios hostiles y la promoción del cristianismo”, reveló Amnistía Internacional.

De acuerdo con la legislación de Irán, la conducta sexual con personas del mismo sexo es un delito castigado con la pena máxima, razón por la cual las dos activistas fueron sentenciadas y en unos días se ejecutará la condena.

Sobre la acusación de promover el cristianismo se explicó que al momento de ser detenida se le encontró un collar con una cruz y asistir a una iglesia en Irán.

Organismos a nivel internacional han exigido la liberación de las dos activistas cuestionando que el delito de corrupción en la Tierra es simplemente discriminación por su orientación sexual.