Investigadores descubren la actividad cerebral de una persona que muere

Investigadores descubren la actividad cerebral de una persona que muere

Los investigadores registraron accidentalmente el cerebro mientras se apagaba, revelando una extraordinaria instantánea de la muerte.

Investigadores descubren la actividad cerebral de una persona que muere Imágenes ilustrativas. / Vía Google.
  • Jacqueline Alvarenga | 23-02-2022.5:08 pm.

Investigadores han registrado la actividad cerebral de una persona al morir, un hallazgo sumamente impresionante que podría estar relacionado a a últimos recuerdos.

Aunque el descubrimiento fue el resultado de un accidente, científicos decidieron compartir los datos con el público para que conozcan los secretos del cerebro antes de fallecer.

Los que serían los últimos pensamientos de un ser humano mientras mueren se dan en cuestión de segundos durante y después se apaga la actividad cerebral.

Se indicó que el hallazgo se dio mientras estudiaban las ondas cerebrales de un paciente con epilepsia de 87 años con el fin de detectar ataques mediante un dispositivo de electroencefalografía (EEG).

Detalles de la actividad cerebral durante y después de la muerte lo dieron a conocer por expertos en Frontiers in Aging Neuroscience.

“Durante el monitoreo, el hombre de repente sufrió un ataque al corazón y murió. Este acontecimiento inesperado permitió a los científicos registrar por primera vez la actividad de un cerebro humano moribundo; el electroencefalograma siguió registrando su actividad cerebral, incluidos los 15 minutos que rodearon su muerte”, cita la investigación.

Se explicó que la actividad cerebral permanece activo y coordinado durante y después de la transición a la muerte. “Incluso puede estar programado para orquestar lo que es conocido como “recuerdo de la vida””, se indicó.

Al respecto, se explicó que los 30 segundos posteriores al último latido del paciente, se producía un aumento de cierto tipo de ondas cerebrales.

Esta actividad cerebral, conocidas como oscilaciones gamma, están asociadas a funciones cognitivas más sofisticadas y son especialmente activas cuando se sueña, se medita y se concentra.

También están relacionadas con la recuperación de la memoria y el procesamiento de la información.

Por los hallazgos anteriores, los expertos sugirieron que una persona que se está muriendo podría experimentar destellos de su vida.