Wilson es el nuevo nombre una tubería flotante de 2000 mil pies de largo que comenzará pronto su misión por el océano pacífico para recolectar una inmensa pila de basura flotante más grande que el estado de Texas se encuentra ubicado entre San Francisco y Hawái.

La fundación Ocean Cleanup lanzó el primer sistema de limpieza de océanos en todo el mundo que ha recaudado unos treinta millones de dólares en donaciones espera que para el 2040 esté limpio el océano del plástico a un noventa por ciento, actualmente se calcula que se encuentran 150 millones de toneladas de plástico que flotan en los océanos del mundo y que se podría triplicar en los últimos diez años.

La tubería flotante es de 600 metros de longitud y tiene de forma de U y cuenta con una red de 3 metros de profundidad para atrapar el plástico bajo la superficie del agua. Contará con un bote que regresará a un depósito que contiene un contenedor que se comunica con la sede la compañía en Países Bajos llegará cada par de meses para remover los escombros de la misma forma que lo hace un camión de basura su objetivo es reciclar el plástico y así crear productos.

Previo a su salida la compañía Oceano Cleanup realizó  varias pruebas con la tubería los últimos cinco años para el 2013 el proyecto recogió cerca de dos millones de dólares con una iniciativa de crowdfunding que ha dejado una ganancia de 30 millones de dólares.

El presidente de la compañía, Boyant Salt de tan solo 24 años dijo que ese plástico aun va estar allí en un año y desde la misma forma estará dentro diez años, y que es muy probable que aún vaya a estar en 100 años así que si realiza la limpieza esta cantidad de plástico va disminuir, su plan es que la tubería recoja 50 toneladas de basura para abril del 2019 y para el 2040 ya estén libres los océanos a un 90%.