35 mil euros al mes gana el cardenal hondureño, salario que ha causado nuevo escándalo en el Vaticano y al Papa Francisco.

El amigo y consejero del Papa Francisco, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, predicó el pauperismo pero recibió medio millón de euros al año de una Universidad de Honduras. Bergoglio abrió una investigación sobre inversiones millonarias y sobre el comportamiento inapropiado del obispo Pineda, leal al cardenal Oscar Andrés Rodríguez.

Apenas terminado de leer el informe del enviado apostólico que él mismo Papa había mandado a Honduras en el mes de mayo del 2017,  el Papa Francisco se llevó las manos al solideo. Acababa de descubrir que su amigo y primer consejero – el poderoso cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, apasionado partidario de una Iglesia pobre y paupérrima, promovido por el mismo Bergoglio en 2013 a coordinador del Consejo de los cardenales – había recibido de la Universidad Católica de Tegucigalpa durante años cerca de 41.600 dólares por mes – más un “aguinaldo” de 64.200 dólares en diciembre. Tampoco podía creer Bergoglio que varios testigos tanto eclesiásticos como seculares estén acusando Rodríguez Maradiaga de inversiones millonarias en empresas londinenses que parecen haber desaparecido como aire, ni que el Tribunal Superior de Cuentas Honduras, esté investigando el uso de grandes cantidades de dinero entregadas por el gobierno hondureño a la Fundación para la educación y la comunicación social y a la Fundación Suyapa, ambas pertenecientes a la Iglesia local y, por lo tanto, bajo el control del mismo Rodríguez Maradiaga.

“El Papa esta con mucho dolor y está triste por la noticia, pero también está muy decidido a descubrir la verdad”, explican desde la residencia papal de Santa Marta en Vaticano. Se trata de descubrir la utilidad final de los abismales pagos obtenidos por el cardenal – según un informe interno de la universidad al cual el periódico L’Expresso ha podido acceder, sólo en 2015 el cardenal recibió casi 600.000 dólares, una cifra que según algunas fuentes estarían justificadas por su ser “Gran Canciller” de la universidad a lo largo de una década. También, se necesita aclarecer otros detalles más desagradables contenidos en la investigación realizada por el obispo argentino Casaretto enviado del papa. Esta persona de confianza de Francisco ha puesto negro sobre blanco las graves acusaciones de un gran número de testigos (por alrededor de cincuenta auditados entre personal administrativo de la Arquidiócesis de Tegucigalpa y de la universidad, sacerdotes, seminaristas, su chófer y el secretario del cardenal), que se extiende al obispo auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda Fasquelle, entre las personas más fieles a Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga y de hecho quién se encarga de sus funciones en Centroamérica.

Francisco, después de haber estudiado el dossier que ha recibido directamente en sus manos hace seis meses, ha asumido en su persona todas las decisiones finales que se requerirán.

Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien es salesiano como el ex secretario de Estado Tarcisio Bertone, nació en Honduras hace 75 años. Su cumpleaños cae el 29 de diciembre, justo cuando su renuncia llegaría al escritorio del Papa Francisco, quien decidirá si confirma sus cargos o no. El cardenal es maestro de escuela primaria y profesor de matemáticas en la escuela media, el cardenal es una persona muy culta que habla fluidamente cinco idiomas y es experto de teología moral y de filosofía, además de ser y un gran amante de la música. Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga se volvió famoso en América Latina como un enemigo jurado de la corrupción y defensor de los pobres; y es así que en 2013, Francisco, apreciando sus dotes intelectuales y de gobierno, lo puso a la cabeza del grupo de asesores que está elaborando la reforma de la Curia romana.

Las acusaciones son alarmantes. “Hay salidas que van a los amigos cercanos de Pineda, entre ellos a un mexicano que se hace llamar ‘Padre Erick’, pero que nunca ha tomado los votos”, ha explicado un misionero. “Ese personaje se llama en realidad Erick Cravioto Fajardo y ha vivido durante años en un departamento adyacente al del cardenal en Villa Iris. Pineda, que ha vivido con él bajo el mismo techo, le ha comprado recientemente un apartamento en el centro de la ciudad y un automóvil. Nuestro temor es que el dinero provenga de las arcas de la universidad o de la diócesis. Hemos denunciado esta estrecha e indecorosa relación también al Vaticano. El Papa está al corriente de todo”.

Los testigos auditados por el enviado Casaretto han también referido de inversiones millonarias catastróficas: Maradiaga habría transferido fuertes montos de la diócesis a algunas compañías financieras londinenses entre las cuales Leman Wealth Management (cuyo propietario, según los registros de la Cámara de Empresas de Inglaterra y del Gales, es un tal Youssry Henien), y ahora, parte del dinero a ellas asignado para la gestión (y depositado en cuentas en bancos alemanes) habría desaparecido.

Y no es sólo todo ello. El informe de Casaretto también menciona grandes flujos de dinero desde a partir del imperio mediático creado por el arzobispo y controlado por la Fundación Suyapa (que gestiona los periódicos y las estaciones de televisión de la diócesis). Cuanto al obispo Pineda, recientemente los periódicos locales lo han individuado como director de unas operaciones financieras con fondos públicos (equivalentes a 1,2 millones de dólares) que tenían como destinación final proyectos de natura borrosa relativos a “la formación de los valores de los fieles y a la comprensión de las leyes y la vida social”. Estas salidas, según los acusadores, nunca han sido respaldadas por justificaciones válidas.

En el Vaticano preocupa también la investigación abierta por la Corte de Cuentas de Honduras sobre la diócesis entre los años 2012–2014: los jueces del Tribunal Superior de Cuentas quiere ver claro si decenas de millones de lempiras pagados por el gobierno años tras año a favor de la Fundación para la Educación y la Comunicación Social, cuyo representante sigue siendo Rodríguez Maradiaga, se han utilizado para proyectos legales. Hasta ahora, la iglesia no ha entregado – según una carta de los magistrados obtenida por L’Espresso – las informaciones requeridas sobre activos y pasivos y tampoco las varias justificaciones de los gastos.
Pronto sabremos si Bergoglio considerará las graves acusaciones creíbles o no.

Escrito por EMILIANO FITTIPALDI
21 de diciembre de 2017

Link del artículo original:

http://espresso.repubblica.it/inchieste/2017/12/21/news/il-cardinale-da-35mila-euro-al-mese-il-nuovo-scandalo-che-fa-tremare-il-vaticano-1.316326