Informe sobre Control de Narcóticos 2020 fue elaborado por la administración Trump

Informe sobre Control de Narcóticos de Estados Unidos 2020 fue elaborado por la administración Trump

El informe anual para el 2020 presentado este martes por el el Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la Estrategia Internacional para Control de Narcóticos (INCSR), que dice que el gobierno de Honduras "no fomenta ni facilita la producción o distribución de drogas ilícitas" fue elaborado por la administración Trump, no por la de Biden.

Informe del Departamento de Estado 2020 sobre narcóticos lo hizo la administración Trump Portada de El Informe de la Estrategia Internacional de Control de Estupefacientes (INCSR) del Departamento de Estado, que debe presentarse al Congreso el 1 de marzo de cada año, se prepara de conformidad con la §489 de la Ley de Asistencia Extranjera de 1961, según enmendada (la “FAA”, 22 U.S.C.§2291). El INCSR es el informe de dos volúmenes país por país del Gobierno de los Estados Unidos que describe los esfuerzos para atacar todos los aspectos del comercio internacional de drogas, el control químico, el lavado de dinero y los delitos financieros.
Avatar
  • notibomba | 02-03-2021.7:46 pm.

El informe anual para el 2020 presentado este martes por el el Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la Estrategia Internacional para Control de Narcóticos (INCSR), que dice que el gobierno de Honduras “no fomenta ni facilita la producción o distribución de drogas ilícitas” fue elaborado por la administración Trump, no por la de Biden como lo aseguran algunos medios locales en Honduras.

El Informe de la Estrategia Internacional de Control de Estupefacientes (INCSR) del Departamento de Estado, que debe presentarse al Congreso el 1 de marzo de cada año, se prepara de conformidad con la §489 de la Ley de Asistencia Extranjera de 1961. El INCSR es el informe de dos volúmenes país por país del Gobierno de los Estados Unidos que describe los esfuerzos para atacar todos los aspectos del comercio internacional de drogas, el control químico, el lavado de dinero y los delitos financieros.

El informe de forma malintencionada ha sido utilizado por medios locales hondureños y el gobierno de Honduras como un apoyo de la administración Biden al gobierno de Juan Orlando Hernández, algo que expertos consideran falso ya que el informe fue elaborado por la vieja administración del presidente Trump.

El gobierno de Honduras no pierde el tiempo y ya se jacta del último informe INCSR publicado hoy desde el Departamento de Estado. Para el registro, este informe no tiene nada que ver con la Administración Biden, ya que cubre 2020, antes de que asumiera el cargo este año”, dijo Parker James Asmann, periodista de la revista de investigación Insight Crime.

“El Gobierno de Honduras, como una cuestión de política gubernamental oficial, no alienta ni facilita la producción o distribución de drogas ilícitas, ni participa en el blanqueo del producto de la venta de drogas ilícitas. Sin embargo, la corrupción sigue estando muy extendida en el ámbito privado e Instituciones públicas”, dice el informe.

Sin embargo el informe critica la aprobación del Nuevo Código Penal que viene a dificultar la lucha contra la corrupción y el crimen organizado. “La definición de blanqueo de capitales contenida en el nuevo código penal, que entró en vigor en junio 2020, presenta algunos contratiempos en comparación con la anterior ley ALD de 2015. Por ejemplo, el delito subyacente del nuevo delito se ha cambiado de “actividad ilícita” a “grave delito ”, lo que aumenta el umbral legal y, por lo tanto, dificulta la prueba”, resalta el informe.

Recientemente un grupo de influyentes senadores demócratas introdujeron una iniciativa de ley que busca sancionar al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, por supuestos nexos con el narcotráfico, violaciones a derechos humanos y participación en el Golpe de Estado de Junio del 2009.

La legislación propone cortar la ayuda financiera y la venta de municiones a las fuerzas de seguridad del país, que están implicadas en abusos generalizados de derechos humanos y actividades delictivas.

Esta iniciativa de ley a puesto en la cuerda floja al actual mandatario hondureño que desesperadamente busca la forma de ganar puntos con la administración Biden para poder salvarse de las serias acusaciones que fiscales estadounidenses le han hecho por supuestos nexos con el narcotráfico.