Informe: Niños migrantes han sido abusados en los centros de detención

Según informe, en cuatro años el Gobierno de Estados Unidos ha recibido más de 4,500 quejas de abuso sexual a menores migrantes que se encontraban recluidos en los centros de detención de migrantes financiados por el gobierno estadounidense.

Las quejas han ido en aumento durante la administración Trump que ha impulsado la separación de las familias de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos.

Los registros del Departamento de Justicia han revelado que, miembros adultos del personal que trabaja en los centros de detención, habían hostigado y agredido a niños, entre ellos caricias y besos a menores, observándolos mientras se duchaban y violándolos. También se sospecha de abuso de menores por parte de otros menores.

Desde octubre de 2014 a julio de 2018, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, una parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, recibió un total de 4,556 denuncias de abuso sexual o acoso sexual, de los cuales unos 1,303 fueron remitidos al Departamento de Justicia.

De los 1,303 casos considerados como más graves por el Departamento de Justicia, 178 fueron eran acusaciones de que el personal adulto de los centros de detención había agredido sexualmente a niños migrantes, según el informe.

El director interino de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, Jonatha H.Hayes, aseguró que, “la seguridad de los menores es nuestra principal preocupación cuando administramos el programa UAC (una abreviación para los niños no acompañados).

“Ninguna de las denuncias involucró al personal federal de la ORR. Estas denuncias fueron totalmente investigadas y se tomaron medidas correctivas cuando fue apropiado”, dijo Hayes.

Durante la mayor parte de los cuatro años cubiertos por el informe, el número de denuncias hechas a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados se mantuvo aproximadamente de mes a mes. Sin embargo, el número de quejas aumentó después de que la administración de Trump promulgara su política de separación.

Desde marzo de 2018 a julio de 2018, la agencia ha recibido 859 quejas, el mayor número de informes durante un período de cinco meses en los cuatro años anteriores.

Con información del New York Times.