El incendio forestal que se registró en el sector de Valle de Ángeles, Francisco Morazán, dejó como resultado cincuenta hectáreas de bosque consumidas.

Las millonarias pérdidas ecológicas  se suman a más de cinco mil hectáreas reducidas a cenizas por siniestros en distintas regiones del país.

Personal del Cuerpo de Bomberos piden a la población denunciar a los pirómanos que provocan los incendios.

El 90 por ciento de los siniestros forestales son provocados por mano delictiva, dejando devastación ambiental.

El Distrito Central sufre una escasez de agua por la baja producción de las represas Los Laureles y Concepción.