Lionel Messi, su padre y todas aquellas personas que hayan manejado fondos de la Fundación Leo Messi han sido imputados por la justicia argentina, por supuesto lavado de activos. La imputación fue realizada por el fiscal en lo económico Pablo Turano, ante el juez Gustavo Meirovich.

Fuentes cercanas al crack rosarino señalan que la denuncia no tiene fundamentos. El fiscal Turano pidió la investigación de las donaciones que la fundación recibió en Argentina. El juez debe resolver si hace lugar al pedido del fiscal.

Un ex colaborador de la Fundación Leo Messi se presentó ante la justicia, hace una semana, y señaló que se realizaban supuestas maniobras ilícitas que se realizaban con el dinero que recibía. Estos fondos no habrían sido utilizados en proyectos sociales.

Todo esto sucede justo un mes después de que el 10 del Barcelona perdiera un juicio que le inició un periodista de ABC España. Lio denunció a Javier Chicote, consideró que su imagen y buen nombre habían sido afectados. Reclamó una reparación de 202,786 euros, pero la justicia desestimó la denuncia. Consideraron que Chicote cumplió con las normas que corresponden al ejercicio profesional del periodismo; fuentes documentales y consulta previa al involucrado.