Implante cerebral con IA permite a paciente comunicarse en inglés y español por primera vez

Implante cerebral con IA permite a paciente comunicarse en inglés y español por primera vez

Implante cerebral con inteligencia artificial ha permitido que un paciente sin capacidad de hablar se comunique en inglés y en español.

implante cerebral Foto: Shutterstock
  • Karla Alvarez | 17-06-2024.6:15 pm.

Un innovador estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco (UCSF) ha demostrado un avance significativo en la tecnología de implantes cerebrales para personas con parálisis, permitiendo la comunicación en múltiples idiomas. Este avance es fruto de una investigación publicada en la revista *Nature Biomedical Engineering*, centrada en un paciente conocido como Pancho, un pseudónimo para proteger su identidad.

Pancho, un hombre de habla hispana que perdió la capacidad de hablar claramente, recibió en 2019 un implante cerebral que le ha permitido recuperar parcialmente la capacidad de comunicarse. Bajo la dirección del Dr. Edward Chang, neurocirujano y codirector del Centro de Prótesis e Ingeniería Neural de UCSF, el equipo de investigación ha desarrollado un dispositivo capaz de decodificar la actividad cerebral relacionada con el habla, utilizando redes neuronales de inteligencia artificial.

Inicialmente, el dispositivo permitió a Pancho comunicarse en inglés, su segundo idioma aprendido en la adultez. Sin embargo, los investigadores se propusieron un desafío mayor: desarrollar un sistema que pudiera interpretar y traducir sus pensamientos en ambos idiomas, inglés y español. La motivación, según explicaron en un comunicado, radica en que “la mitad del mundo es bilingüe, y cada idioma forma parte esencial de la personalidad y la visión del mundo de una persona”.

La investigación ha revelado que el cerebro de Pancho muestra actividad cortical en ambos idiomas, incluso años después de su parálisis. Este hallazgo permitió que los científicos entrenaran el implante cerebral sin necesidad de desarrollar sistemas de decodificación separados para cada idioma, facilitando así una comunicación más fluida y natural en ambos lenguajes.

En 2022, se logró demostrar la efectividad de este sistema bilingüe. Pancho, utilizando el implante, pudo participar en conversaciones y cambiar de idioma con facilidad, lo que representa un avance significativo en la restauración de la comunicación para personas con parálisis. El estudio destaca la viabilidad de una “neuroprótesis del habla bilingüe” y su potencial para restaurar una comunicación más natural en individuos bilingües.

Además de sus implicaciones prácticas, el estudio ha aportado una nueva comprensión sobre el procesamiento del lenguaje en el cerebro bilingüe. Contrario a la creencia de que cada idioma se procesa en áreas cerebrales diferentes, la investigación indica que gran parte de la actividad neuronal se origina en la misma región, independientemente del idioma.

El próximo paso para los investigadores es replicar este avance con hablantes de otros idiomas y explorar cómo se pueden adaptar estos sistemas a lenguajes con características muy diferentes, como el japonés o el mandarín. Este enfoque no solo ampliará la comprensión de la neurociencia del lenguaje, sino que también podría ofrecer soluciones de comunicación a un número aún mayor de personas en el futuro.

Mientras tanto, en otro frente de la tecnología de implantes cerebrales, Noland Arbaugh, un hombre que quedó cuadripléjico tras un accidente de buceo, se ha convertido en el primer ser humano en utilizar un implante cerebral desarrollado por Neuralink, la empresa de Elon Musk. Este dispositivo, denominado N1, permite a Arbaugh interactuar con su computadora utilizando únicamente sus pensamientos, lo que le ha permitido jugar videojuegos y controlar música de forma independiente.

El dispositivo N1, con un diámetro de 8 milímetros y compuesto por 64 cables ultrafinos con 1.000 electrodos, registra la actividad neuronal y convierte las señales eléctricas del cerebro en información computable. Durante una transmisión en vivo, Arbaugh mostró cómo utiliza el dispositivo para controlar el cursor en la pantalla, destacando el impacto transformador que esta tecnología ha tenido en su vida diaria.

El progreso en el campo de las interfaces cerebro-computadora está abriendo nuevas posibilidades para personas con discapacidades, ofreciendo no solo una mejora en la calidad de vida, sino también una mayor independencia y conexión con el mundo digital. La investigación en este ámbito continúa avanzando, prometiendo aún más innovaciones en el futuro cercano.

El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está experimentando fallas técnicas