Implantan genes humanos en cerebros de monos y se vuelven más inteligentes

China. Investigadores del Instituto de Zoología de Kunmig implantaron genes humanos en el cerebro de 11 monos. Sorprendentemente los macacos transgénicos lograron mejores resultados en pruebas de memoria.

Bing Su, el genetista del Instituto de Zoología de Kunming quien dirigió el trabajo comentó, “este ha sido el primer intento de comprender la evolución de la cognición humana utilizando un modelo de mono transgénico”.

El experimento consistió en exponer embriones de mono a un virus que llevaba la versión humana de la microcefalina, el gen MCPH1, relacionado con el tamaño del cerebro.

De esta forma, crearon once monos, cinco de los cuales sobrevivieron. Cada uno de ellos tiene entre dos y nueve copias del gen humano en sus cuerpos.

El equipo de científicos chinos esperaba que los simios resultaran con cerebros más grandes y con una mayor inteligencia. Para comprobarlo, midieron la materia blanca por medio de resonancias magnéticas y descubrieron que los monos no tenían cerebros de mayor tamaño, pero a la hora de realizar las pruebas de memoria con colores y bloques a corto plazo, sí obtuvieron mejores resultados, un hallazgo que el equipo considera notable.

Los cerebros de los simios transgénicos también tardaron más en desarrollarse, tal como lo hacen los niños humanos.

Diversos científicos occidentales y organizaciones protectoras de los animales han considerado que este tipo de experimentos es imprudente y falto de ética.

A su juicio, el uso de monos transgénicos para estudiar genes humano relacionados con la evolución del cerebro es muy arriesgado, puede suponer un trato inadecuado de los animales y conducir a modificaciones más extremas.

En comparación con Estados Unidos y Europa las leyes chinas son más permisivas, en cuanto a las investigaciones con primates, por lo que China ha tomado ventaja en este campo.

Bing Su, acusó a los científicos occidentales de hipocresía e imprudencia, diciendo que el proyecto estaba siendo juzgado injustamente por “estereotipos” de investigación chinos.

“Explorar el mecanismo genético de la evolución del cerebro humano es un problema importantes en las ciencias naturales y continuaremos nuestra exploración”, sostuvo.

China fue el primer país en crear monos modificado con la herramienta de edición de genes CRISPR y el pasado mes de enero se anunció la producción de media de docena de clones de un mono con un grave trastorno mental.