Docentes, médicos y estudiantes se han unido este viernes para decir no a la privatización de los servicios de salud y educación que ha aprobado el régimen de Juan Orlando Hernández.

A nivel nacional se realizan asambleas, tomas de carretera y otras medidas de presión para que el Congreso Nacional retire los dictámenes.

 

Desde la tarde del jueves los maestros y galenos se congregaron en los bajos de Poder Legislativo para condenar la aprobación de los estamentos.

 

Ambos sectores concuerdan que se trata de un “vergonzoso” hecho que tiene como objetivo impulsar la corrupción.